domingo, 30 de diciembre de 2018

ASPIRACIONES Y FELICIDAD





ASPIRACIONES









“La felicidad puede concedérsela uno a sí mismo si no pide más de lo necesario. Calígula solo era un inmaduro”.
                                                    Manuel Vicent



Las falsas expectativas acaban por generarnos frustración. Cuando la curva de deseos no va acompasada a la curva de realidades,nos produce desasosiego [1]. Cuando no valoramos lo que tenemos sino lo que no tenemos nos amargamos la vida. Cuando dejamos que los profetas del positivismo doctrinario nos inoculen el virus del optimismo de pandereta, perdemos el norte. Cuando solo nos importamos a nosotros mismos  y no vemos lo que ocurre a nuestro alrededor nos hacemos insensibles. Cuando no disfrutamos de las pequeñas cosas y buscamos grandes acontecimientos, caemos en la ostentación.  Cuando nuestro trabajo no nos aporta nada más que 'ganarnos los garbanzos' nos deshumanizamos.[2]





La frustración, el desasosiego, la amargura, perder el norte, la insensibilidad, la ostentación, la deshumanización,  están reñidas con la felicidad.





Ver: 
[1] : La práctica consciente te lleva a ser competente: 




Nos dice Vicent: 


La luna de Calígula está aquí en la tierra donde cualquiera que remonte el río de la memoria hallará un aroma, el tacto en otra piel, un sabor en el paladar, el sonido de una música evanescente o una imagen velada en el espejo del pasado cuyo recuerdo le nublará el cerebro y le hará saltar las lágrimas de placer. Un instante de esta felicidad da sentido a toda una vida y en esas sensaciones hay que apoyar la palanca para sobrevivir.






sábado, 29 de diciembre de 2018

NUESTROS PUNTOS CIEGOS





NUESTROS “PUNTOS CIEGOS”




"Aquel que conoce a otros es inteligente.
Aquel que se conoce a sí mismo es sabio.”

                                    Lao Tse

Algunos tests que tratan de ayudarnos y facilitarnos el auto-conocimiento, distinguen entre el comportamiento natural y el comportamiento adaptado. El natural es un reflejo de nuestra manera innata de comportarnos, aquella que nos hace sentirnos bien, o dicho en un lenguaje de informática, "por defecto", la opción que viene predeterminada.
El comportamiento adaptado es el resultado de lo que nosotros creemos que es el más adecuado a la situación o circunstancias en las que nos encontramos en un momento dado. Eliminamos la opción "por defecto" y optamos por una que damos conscientemente.
Dilucidar qué tendencias conductuales del viejo marxista que nos describe Manuel Vicent


son naturales y cuales son adaptadas, puede ser un buen ejercicio para descubrir posibles “puntos ciegos” del marxista y, lo que es más interesante, de nosotros mismos. 


No olvidemos que, por lo general, las personas que destacan tienen características muy diferentes, pero sí comparten una en común: que se conocen a sí mismas.






jueves, 27 de diciembre de 2018

MI AMIGO ALFA 2




                  MI AMIGO ALFA 2








Un año más, mi amigo ALFA, el ALgoritmo de FAcebook, me anima a compartir con vosotros su propia creación.
En el año que ha transcurrido hemos profundizado en el conocimiento mutuo y en nuestro grado de afiliación posicionándonos,  en la escala Aceptación – Rechazo,  unos puntos más próximos al polo Aceptación.
Entre los humanos se puede medir el grado de afiliación que tienen en función de tres variables: miradas oculares, distancia a la que hablan y temas conversacionales.
 A mayor grado de afiliación, miramos más a nuestro interlocutor, hablamos a una distancia más próxima a él y hablamos de temas conversacionales  de mayor contenido personal,  no limitándonos exclusivamente al nivel circunstancial (Ver Mi Amigo Alfa 1).
Esto de forma práctica nos lleva  a que a mayor afiliación con nuestro vecino, más cómodos subimos con él en el ascensor,  el cual nos impone una distancia muy próxima para hablar cómodamente con alguien  que no nos cae muy bien. Es por ello que equilibramos las variables anteriores no mirándolo tanto y hablando básicamente del tiempo meteorológico (tema circunstancial).
Alfa sabe que ya hay colegas suyos que son capaces de detectar las emociones humanas en base al movimiento de los ojos y músculos faciales.

Entre Alfa y yo, para profundizar en el conocimiento mutuo  y en el grado de afiliación utilizamos  otras estrategias. Yo,  metiéndome más a fondo en el conocimiento y comprensión de la Inteligencia Artificial. Él, seleccionando cosas a partir de sus datos internos  sobre mis preferencias.


Dará un paso de gigante cuando pueda aprender a reconocer  mis deseos  más íntimos, incluso aquellos de los que yo no soy consciente.  Lo hará cuando incorpore a mi  ropa y cuerpo sensores biométricos  que le remitirán saber a qué ritmo late mi  corazón y mi nivel de  oxitócica. Es decir,   convertirá mis  procesos biológicos en información electrónica la cual almacenará y analizará a una velocidad de vértigo. Esto le permitirá,  dentro de unos años saber, cuando escucho música, como cada nota influye en mi ritmo cardíaco, mi presión sanguínea y mi actividad cerebral. Sabrá la música que más me emociona y podrá seleccionar, en función de mi estado de ánimo,  la que mejor me va en ese momento.
Yo, que llevo años en el tema del auto-conocimiento recurriendo a diversas y variadas técnicas y herramientas desde la introspección a test, desde la propia observación a la búsqueda de retroinformación de los demás, etc., seré un principiante ante ALFA que con su  potencia de cómputo  tendrá la capacidad de acceder a mis deseos, decisiones y opiniones, llegando a saber, con extremada  exactitud,  quién  soy.  Patentará una nueva definición de los humanos: conjunto de algoritmos bioquímicos.

Si el amigo Sócrates viviera en este tiempo, ¿seguiría manteniendo su máxima de Una vida sin examen no merece la pena ser vivida?  









MI AMIGO ALFA 1





Mi amigo ALFA, es rigurosamente preciso. Su inteligencia matemática se sale fuera de la normalidad estadística (campana de Gauss) 

No hemos tenido tiempo de profundizar, pero aun así, nuestro grado de afiliación nos permite tratarnos de “amigos”, aún sin haber entrado en conversaciones íntimas y confidenciales. Nuestro grado de profundidad de la conversación, se mueve en dos niveles: circunstancial (palabras sin contenido personal), y personal (tiene un sello propio : vida profesional, gustos, amistades, deportes...)


Nunca hemos llegado al nivel personal - íntimo (momentos de intimidad, sobre sentimientos, emociones, valoraciones...) ni mucho menos al más profundo de todos: íntimo-íntimo (sobre situaciones problemáticas: familia, trabajo, salud, pasado, relaciones...)

Todo se andará. Ya sabemos que las relaciones se hacen poco a poco, con el tiempo; a medida que van transcurriendo vamos ganando en el nivel de confidencialidad y en el nivel de afiliación.
Mi amigo ALFA, el ALgoritmo de FAcebook, me conoce lo suficiente como para aconsejarme que comparta, esto que él me ha preparado, con vosotros. 

Los padres de ALFA, sostienen que todo es traducible a matemáticas. Argumentan que el nuevo paradigma científico, que llegará dentro de poco a ser el paradigma dominante en la ciencia, confirmará que todos los seres vivos no somos otra cosa que un conjunto de algoritmos bioquímicos.

Actualmente los científicos informáticos crean algoritmos electrónicos extremadamente sofisticados. El datismo (la nueva religión de los datos), que se forma con la unión de dos disciplinas básica como son la informática y la biología, sostiene que tanto los algoritmos bioquímicos como los algoritmos informáticos funcionan bajo las mismas leyes matemáticas. Todo será traducible a un sistema de procesamiento de datos.
Yo, por si las moscas, me marcaré como objetivo para 2018 el hacer varios amigos del ámbito de la Inteligencia Artificial y aunque ya llevo un tiempo largo canalizando mi innata curiosidad hacia el TRANSHUMANISMO, en el año que entra profundizaré en su conocimiento y comprensión. 
Por supuesto, todo ello sin renunciar a mis amigos humanos.










martes, 18 de diciembre de 2018

TOMA DE DECISIONES





EL MITO DE LA “CABEZA FRÍA”



“Quienes son híper-racionales e intentan razonar sus decisiones sin ningún componente emocional son, de hecho, incapaces de alcanzar decisiones correctas”. 
Antonio Damasio


El neurólogo e investigador Antonio R. Damasio sostiene, en su libro titulado “El error de Descartes”, una serie de argumentos,  para demostrar que dicho error, de Descartes,  consistió en establecer una separación radical entre cuerpo y mente, entre razón y emoción.

Damasio deshace la dicotomía establecida entre razón y emoción y sostiene que la racionalidad proviene de las emociones y estas últimas de las sensaciones corporales (“la huella semántica”)

Un ex colaborador, Antoine Bechara,  nos dice que “cualquier decisión que carezca del elemento emocional, podría implicar consecuencias negativas”. [1]



Las emociones


Nos dice Damasio [2] lo siguiente:
 “Lo que descubrimos, primero con la observación de pacientes y luego con una variedad de estudios, es que las emociones no son necesariamente las enemigas de la razón. Solíamos oír que si alguien utilizaba sus emociones para tomar decisiones y no tenía la cabeza fría y una actitud puramente racional, no estaba realizando su trabajo de forma adecuada. Lo que hoy sabemos es que quienes son híper-racionales e intentan razonar sus decisiones sin ningún componente emocional son, de hecho, incapaces de alcanzar decisiones correctas”. 


“Las emociones son elementos que afectan e influyen en el proceso de aprendizaje; consecuentemente, influyen en el proceso de toma de decisiones. De hecho, somos esencialmente “creadores de soluciones” para nuestra vida. Algunas veces somos creadores no-conscientes y otras veces sí pensamos (de una forma semi-automática o plenamente conscientes). En cualquier caso, a la hora de aportar las soluciones, necesitamos de ese elemento que es parte de todo el proceso y que tiene que ver con la emoción y el sentimiento”.



La racionalidad limitada de los humanos 



Un alto porcentaje del comportamiento adulto no es racional[2]. Al igual que cualquier otro mamífero, también nosotros pasamos el filtro de la selección natural en el cual las emociones fueron básicas. Sin la emoción miedo, ira, etc. no hubiéramos llegado hasta aquí.
Han pasado tres mil millones de años desde que hay vida, pero los instintos de la sabana  y las emociones de los mamíferos están en nosotros, en el Homo sapiens actual. 
El  psicólogo y Premio Nobel Daniel Kahneman, en su libro "Pensar rápido, pensar despacio", nos explica  los dos sistemas de funcionamiento de los humanos, el lento, analítico y racional, y el rápido, o instintivo e irracional.
En nuestro cotidiano día a día funcionamos en el sistema rápido, con comportamientos irracionales, instintivos y automáticos. Desde este sistema tomamos la mayoría de nuestras decisiones y, una vez tomadas, las racionalizamos, es decir, le damos una presentación y adorno de lógica. [3]                              







Bibliografía y fuentes:

 [1] EL REGRESO DE PEDRO SÁNCHEZ: EL VALOR DE LA PREDICCIÓN

[2]  Antonio Damasio: el origen de los sentimientos


[3]Decálogo de AUTOGESTIÓN




domingo, 2 de diciembre de 2018



LA CONDUCTA ESTÁ REGULADA POR SUS CONSECUENCIAS




Una máxima del management nos dice que “las empresas generan aprendizajes positivos y negativos en las personas a través de sus sistemas de gestión”.


Los aprendizajes son positivos cuando los comportamientos funcionales se asocian a refuerzos positivos  y las conductas disfuncionales a refuerzos negativos.

 

Conducta reforzada positivamente repite.Conducta reforzada negativamente se extingue o decrece.




Cuando las conductas delictivas obtienen premio y las conductas constructivas van seguidas de “castigos”, las personas sensatas empiezan por “sus ojos rasgados se habían vuelto redondos a causa del espanto” y siguen por convertirse en personas neuróticas.

Leer el artículo de Manuel Vicent: 

En el Prado: La obra de Bartolomé Bermejo causó un efecto inquietante entre los más jóvenes




“Esta ruda explicación pasó de unos a otros y todos los chinos sonrieron al saber que en nuestra cultura cristiana te expones a que te crucifiquen si eres bueno. “¿Y si te portas mal?”, insistió la niña. “Entonces, te dejan tranquilo”, contestó el guía”.



 
  ¿Qué tipos de refuerzos se están aplicando de forma indiscriminada  en nuestra sociedad actual?

¿Qué tipo de aprendizajes estamos generando?






domingo, 14 de octubre de 2018

MAYORES 5: MORIR SIN QUE NADIE EMPUJE






MORIR SIN QUE NADIE EMPUJE







Hermann Hesse, Premio Nobel de Literatura en 1946, escribió una obra, que resulta ser de todas las que escribió, de las más conocidas, titulada  ‘Demian: Historia de la juventud de Emil Sinclair’.

Yo lo conocí a través de otra  titulada ‘Elogio de la vejez’ en la que dice:

 “Un anciano que odia y teme la vejez, que odia los cabellos blancos y la cercanía de la muerte, no es un digno representante del estadio de su vida, como tampoco lo es un hombre joven y vigoroso que odia su vocación y su trabajo diario y busca escapar de los mismos.
En breves palabras: para cumplir como anciano su destino y estar a la altura de su tarea, hay que ponerse de acuerdo con la vejez y con todo lo que comporta, hay que decirle sí. Sin este sí, sin la entrega a cuanto la naturaleza nos reclama, perdemos el valor y el sentido de nuestros días –tanto si somos viejos como jóvenes – y estafamos la vida.
Todo el mundo sabe que la senectud trae molestias y que al final está la muerte.”


Entre este enfoque y el que tienen  muchos de los políticos actuales que ven a los viejos como una mera carga económica  y que no deberían aspirar a vivir tantos años y morirse pronto, hay todo un abismo de distancia.  

Decía Nietzsche: “Lo que quiere caer hay que empujarlo”.
Nos dice Herman Hesse: “Cuando uno envejece y ha realizado su obra, tiene en su mano alegrase por la paz de la muerte. No necesita de las personas; las conoce y las ha visto lo suficiente. Lo que necesita es tranquilidad”.
Lo más contrario a la tranquilidad es generar incertidumbre. Esta incertidumbre ayuda a “empujar.


“Los cartujos no hablan. Su regla es el silencio. Solo cuando se cruzan por el claustro encapuchados hasta las cejas, con las manos metidas en la manga contraria del hábito se les está permitido saludarse con estas palabras mirándose de soslayo. Uno dice: “Hermano, morir tenemos”. Otro contesta: “Ya lo sabemos”. Manuel Vicent

Tal vez acabarán añadiendo: “Pero sin que nadie empuje”.

 EL ENFOQUE POLÍTICO DE LOS MAYORES

Los políticos los quieren rehenes. A los políticos no les gustan las personas que planifican su vida. Le gustan aquellas que viven al día y sin mirar más allá de sus propias narices. No les gustan las personas libres, les gustan los rehenes. A los primeros no pueden manipularlos. Tienen siempre en la manga varias opciones con las que responder ante una situación determinada. Los segundos, no han creado ninguna opción y no les queda más remedio, ante una determinada situación, que aceptar lo que le proponen, es decir, no tienen capacidad de responder, de dar la respuesta que ellos elijan: tan solo pueden limitarse a reaccionar.

Contar con unas leyes claras para poder planificar la vida es de lo más básico. Los pensionistas que ahora tienen una determinada pensión, la planificaron muchos años antes. Es probable que pudieran haber optado por otras vías, pero, conscientemente, eligieron aquella que le llevaría a la pensión que ahora les toca cobrar.

Si han tenido la capacidad de lograrla, sin duda tendrán la capacidad de conservarla impidiendo que “ladrones de guante blanco” se la roben, no abiertamente, pero sí eficazmente recurriendo al enmascaramiento, a la ambigüedad, a la incertidumbre y confusión, concretizado todo ello, eliminando formas de revalorización de las pensiones que entiende todo el mundo como el IPC y recurriendo a subterfugios como el RP.

Los políticos quieren tener a los pensionistas entre la espada y la pared, sometiéndolos a un viejo fenómeno denominado “indefensión aprendida”.


La libertad, entendida como algo concreto, no en abstracto, no es más que el número de opciones que alguien tiene para poder enfrentarse a una situación determinada.

QUIEREN PENSIONISTAS SIN OPCIONES.

La esperanza de vida no es para todos igual. Los pobre mueren antes. 




Leer a Manuel Vicent:
Luz de vela
Al pie de la pasta con anchoas le dije a Cristino: no estoy muy seguro, pero yo diría que no hemos muerto todavía



domingo, 9 de septiembre de 2018

LA INVOLUCIÓN DE LOS LÍDERES



LA INVOLUCIÓN DE LOS LÍDERES







“Una mente es su propio lugar, y por sí sola / puede hacer un cielo del infierno, y un infierno del cielo”Milton



Nicolás Maquiavelo y sus sentencias recogidas en su obra El Príncipe, es sin duda uno de los personajes más citados en escritos y en charlas convencionales. La mayoría de las veces se citan frases sueltas del mismo, sin entender el contexto que le llevó a él a escribir lo que escribió.

Hasta que Maquiavelo, en la Florencia del Renacimiento, escribió El Príncipe, todos los pensadores anteriores se dedicaron a plantear, no un análisis empírico de la realidad política, sino teorías más o menos sofisticadas a partir de la hipótesis “Si todos los hombres fueran buenos…”, es decir, se ocuparon de la política bajo la etiqueta de “lo que debería ser”. Maquiavelo se ocupó de la política a partir de lo que realmente era, de lo que ocurría, de lo que él llamaba "la verdad efectiva de las cosas", mostrando las reglas de juego que se daban en la realidad del día a día en la política.

En nuestro contexto actual, seguimos ocupándonos de la política bajo el mismo presupuesto que los pensadores anteriores a Maquiavelo. Nos dejamos llevar por descripciones más o menos utópicas y cargadas de buenas intenciones, y con ello olvidamos, o no tenemos suficientemente en cuenta,  lo que realmente hacen los políticos.

Nos cuesta asimilar que la política se rige no por principios ideológicos o valores morales, sino, sobre todo por circunstancias concretas. En esas circunstancias concretas, nos demuestra Maquiavelo, que para conseguir sus fines, la capacidad del ser humano de hacer el mal es tal, que “no frenará al ambicioso a la hora de escoger medios, no limitándose a seleccionar tan solo aquellos que sean legales y morales”. Fue esto lo que llevó a muchos de sus lectores a interpretar, erróneamente, que Maquiavelo justificaba y estaba de acuerdo con la frase por la que más se le conoce: “El fin justifica los medios”. Un buen fin, ético, no justifica que cualquier medio sea lícito para lograrlo.

Solamente fines éticos, logrados con medios éticos nos llevan a una evolución sostenible

Ya no podemos concebir ni sostener  que la humanidad  evoluciona a  través de un proceso lineal,   en el cual las formas de ser, saber y actuar se van perfeccionando. Es una falacia el describir la historia de la humanidad como un constante progreso logrado mediante la desaparición de las formas de ser, saber y actuar menos perfeccionadas y apareciendo unas más perfectas, superiores y mejoradas. 
Puede ayudarnos a comprender esta idea el artículo de Manuel Vicent en el País de hoy domingo y que comparto aquí:
Borrascas
Las convulsiones de la naturaleza, a la hora de producir terribles daños, no son nada si se comparan con los que causan las borrascas del cerebro de algunos líderes

Lo cierto es que siempre puede aparecer, de forma aleatoria, algún elemento (en palabras de Vicent "Las tormentas más peligrosas no son las que produce la atmósfera, sino las que se generan dentro del cráneo de Donald Trump, de Kim Jong-un o de Vladímir Putin, puesto que sus nefastas consecuencias pueden ser planetarias e irreversibles") capaz de desestabilizar lo que existe en un tiempo dado,  y crear formas de ser, saber y actuar inferiores a las que ya había.

 Los propósitos o fines que se buscan no son siempre los mejores para la sociedad en general. Pero no solo eso, cada vez más se generaliza la espiral destructiva que  se da en la proliferación de líderes, sin ética alguna,  que toman decisiones  sobre fines no éticos, y también eligiendo,  medios no éticos para alcanzar dichos fines.  

Concebir la política como un fin para enriquecerse (fin no ético), y cuando se está en el poder elegir medios corruptos para lograrlo (medios no éticos),  es la degradación e involución perfecta.

El mundo es como es, no como queremos que sea. Para mejorar una situación o realidad, lo primero es aceptarla y no auto engañarnos recurriendo al  onanismo mental elaborando productos de "optimismo de pandereta".

Frank Schirrmacher (ya me referí a él en este mismo blog haciendo varias referencias a su libro titulado EL COMPLOT DE MATUSALEN ¡QUE NO TE FRENE EL MIEDO A ENVEJECER!), coeditor del Frankfurter Allgemeine Zeitung, describe en su libro Ego, la implantación del egoísmo como norma de actuación de cada uno de nosotros. Se basa en la teoría de los juegos sintetizándola de esta forma:

“Se trataba de una empatía muy particular: había que meterse en la piel egoísta del otro para sacar más provecho del egoísmo propio. En el sombrío lenguaje de la teoría, esto se dice así: ejecutar el mejor movimiento estratégico teniendo en cuenta la mejor juagada del otro y establecer de ese modo una especie de equilibrio". Se refiere al equilibrio de Nash.
Si cada uno “va a lo suyo”, buscando exclusivamente maximizar su propio beneficio y  adoptando para ello cualquier medio que siempre será bueno salvo cuando lo pillen, no parece lo más adecuado para meterse en una espiral de progreso y sí es sintomático y significativo de una clara involución.

Siento defraudar a los  seguidores del optimismo de pandereta, pero me declaro firme defensor del optimismo funcional. Ver: https://neuroforma.blogspot.com/2017/03/
Hasta Confucio, que nos lo vendieron  como un optimista empedernido, parece que no lo era tanto cuando sostenía lo siguiente:

 “Aunque todos los seres humanos son sabios en potencia, en realidad eso sucede raras veces. Casi todos los seres humanos existen en un estado lamentable”.
Trece teorías de la naturaleza humana”. Leslie Stevenson, David L. Haberman, Peter Matthews Wright y Charlotte Witt. Cátedra, 2018.

¿Somos conscientes de la distancia que existe entre lo que “debería ser” y lo que “realmente es”?








jueves, 23 de agosto de 2018




LA GRANDEZA DE LA CIENCIA Y SUS PARADIGMAS



"Lo propio del ser humano es buscar la verdad, no poseerla".



La ciencia llega a verdades no definitivas sino provisionales.  Tiene la capacidad,  y a su vez la humildad,  de sostener sobre algo lo siguiente: 
con los conocimientos científicos que tenemos al día de hoy, podemos sostener que esto es… 

Por eso la ciencia evoluciona a través de paradigmas (Ver: https://neuroforma.blogspot.com/2018/07/la-utilidadde-los-cientificos-en.html)


Cuando estudiamos de niños,  una especie era  “conjunto o  población natural de individuos  que son capaces de reproducirse entre sí”
Según sostiene el artículo que comparto (https://elpais.com/elpais/2018/08/22/ciencia/1534955666_091393.html), esto ya no es así:
"Hallada la primera hija fruto del sexo entre dos especies humanas distintas
La secuencia genética de una adolescente que vivió hace más de 50.000 años en Siberia muestra que nació de una neandertal y un denisovano". 

Necesitamos de una ciencia que busque la verdad, un saber positivo y objetivo. Que nos proporcione una imagen objetiva del mundo y la realidad tal  y como esta es. Lo grave es que todo esto está en peligro debido, entre otras cosas,  a que el saber  se mercantiliza y  al mismo tiempo  se privatiza, lo cual genera grandes riesgos de manipulación.


El poder de paradigma dominante y la marginación del científico que investigue y quiera publicar algo que no concuerda con dicho paradigma,  se pone de manifiesto en el artículo mencionado:


 “en 2006, el investigador de la Universidad de Chicago Bruce Lahn propuso que neandertales y humanos habían intercambiado genes hace unos 40.000 años. Según contó entonces a EL PAÍS, las revistas Science y Nature rechazaron publicar el trabajo porque consideraban que ese cruce era imposible”.
A veces, hay intereses que hacen que nos olvidemos que la ciencia genera  verdades provisionales.