domingo, 30 de diciembre de 2018

ASPIRACIONES Y FELICIDAD





ASPIRACIONES









“La felicidad puede concedérsela uno a sí mismo si no pide más de lo necesario. Calígula solo era un inmaduro”.
                                                    Manuel Vicent



Las falsas expectativas acaban por generarnos frustración. Cuando la curva de deseos no va acompasada a la curva de realidades,nos produce desasosiego [1]. Cuando no valoramos lo que tenemos sino lo que no tenemos nos amargamos la vida. Cuando dejamos que los profetas del positivismo doctrinario nos inoculen el virus del optimismo de pandereta, perdemos el norte. Cuando solo nos importamos a nosotros mismos  y no vemos lo que ocurre a nuestro alrededor nos hacemos insensibles. Cuando no disfrutamos de las pequeñas cosas y buscamos grandes acontecimientos, caemos en la ostentación.  Cuando nuestro trabajo no nos aporta nada más que 'ganarnos los garbanzos' nos deshumanizamos.[2]





La frustración, el desasosiego, la amargura, perder el norte, la insensibilidad, la ostentación, la deshumanización,  están reñidas con la felicidad.





Ver: 
[1] : La práctica consciente te lleva a ser competente: 




Nos dice Vicent: 


La luna de Calígula está aquí en la tierra donde cualquiera que remonte el río de la memoria hallará un aroma, el tacto en otra piel, un sabor en el paladar, el sonido de una música evanescente o una imagen velada en el espejo del pasado cuyo recuerdo le nublará el cerebro y le hará saltar las lágrimas de placer. Un instante de esta felicidad da sentido a toda una vida y en esas sensaciones hay que apoyar la palanca para sobrevivir.






No hay comentarios:

Publicar un comentario