viernes, 11 de enero de 2019

A PROPÓSITO DE BORRELL





A PROPÓSITO DE BORRELL





“No hay nada más fecundo que una ignorancia consciente de sí misma”.Ortega y Gasset

Mi amigo ALFA (algoritmo de Facebook) me anima a publicar esto que escribí en el año 2016. Cada cual que saque sus propias conclusiones. A mí me confirma  lo que nos decía Ortega y Gasset. 

El nivel de ignorancia y de escasa inteligencia que se da entre los políticos es tan deplorable, que arremeten contra aquel que destaca por su sabiduría y su inteligencia ya que lo ven un peligro.


¿Cómo puede una sociedad del conocimiento estar gobernada por unos políticos que están en la sociedad de la ignorancia?


Esto es lo que escribí el 30-09-2016 en diversas redes sociales: 

Me agrada, a priori, toda persona que tiene el don de “ser ella misma”, en cualquier circunstancia. No me agradan, a priori, aquellos que no saben qué papel adoptar en muchas situaciones y se muestran confusos (no confundir con prudentes), tratando de captar señales en los demás que les indiquen como deben comportarse ellos.

Los primeros suelen tener un marco de referencia interno propio, elaborado en base de su experiencia (no confundir solo con años), valores, ética, etc. Los segundos tienen un marco de referencia externo, ajeno a ellos mismos.

Un ejemplo del primer tipo de personas lo tenemos en Borrell. Del segundo tipo no pongo ningún ejemplo, pues, a la persona que lea esto, sin duda, le vendrán a su cabeza muchos ejemplos.
La libertad con la que responde Borrell a las preguntas, con respuestas propias, no estereotipadas, buscando su encuadre no dentro de lo “políticamente correcto” sino expresando lo que realmente siente y piensa, es un ejemplo que madurez intelectual.

Piero Rocchini, que trabajó durante 9 años como psicólogo en la Asamblea italiana, en el puesto de Consejero de psicología clínica de la Cámara de los diputados, escribió un libro titulado "La neurosis del Poder", publicado por Alianza Editorial, 1993. Su lectura nos da claves para entender lo que está pasando en la política española hoy. De sus sesiones de psicoterapia con muchos diputados, sintetizo algunos de los diálogos:

- Psicólogo: ¿Le ocurre a menudo que no consiga dormir o se sienta nervioso?
- Diputado: Cuando pretenden que haga cosas. Ninguno me pregunta si las sé hacer. Me las piden y ya está; y yo, si no quiero que me dejen de lado, debo aceptar. Hoy estás arriba y mañana no cuentas…
- Psicólogo: ¿Se siente satisfecho de su vida?
- Diputado: Satisfecho como el que siempre tiene miedo. Mientras cuente en el partido, soy un dios; pero si me dan de lado, no soy nadie.
- Psicólogo: ¿Es una madre exigente el partido?
- Diputado: Pero con los que se han convertido en alguien. Hay que pasar por la experiencia, para comprender esa sensación. El partido te da oportunidades, te mantiene, resuelve tus problemas, pero no puedes decirle no.
Páginas 57 y 58.

- Psicólogo: ¿No teme volver a aquella angustia de despersonalización de la que hablábamos? ¿Aquel vivir solamente a través de una máscara?
- Diputado: Si la gente corriente no puede permitirse tener ideas demasiado personales, ¿cómo podríamos tenerlas nosotros?
- Psicólogo: ¿Es así de fácil ser siempre la persona adecuada, independientemente de la petición?
- Diputado: ¿Qué tendría que hacer, cambiar de oficio? Hacer política es esto: dar al otro la impresión de que piensas como él. (…) Lo importante es saber dónde sopla el viento.
Página 80

En el libro hay otras muchas sesiones de psicoterapia sin desperdicio. También una encuesta que hizo entre los políticos muy ilustrativa.
Digo en muchos foros que el grado de libertad que una persona tenga ante una situación concreta está determinado por el número de opciones que tenga ante la misma.

¿Qué opciones tienen muchos diputados, que solamente se dedicaron a la política, si el partido les da de lado, de dedicarse a otra cosa que les garantice el mismo estatus?


En el libro mencionado Rochinni escribe una máxima que es repetida entre los diputados italianos: “La madre, la leche nos ha dado / ¡el resto nos lo da el partido!



https://cadenaser.com/programa/2016/09/29/hoy_por_hoy/1475174270_292302.html?fbclid=IwAR1L-rJ4gkR4wHHgb0V67wS2f4R7-_bByCyPvWKIspSv7ClEP9vGyMrREQg



domingo, 6 de enero de 2019

EL PROCES MENTAL DE LOS SOBERANISTAS





EL PROCES MENTAL DE LOS SOBERANISTAS.







"El mapa no es el territorio"
                                                              A.    Korzybski (creador de la semiótica)


La filósofa Mónica Cavallé diferencia entre los conceptos de explicación y descripción para llegar a diferenciar entre dos tipos de conocimientos cualitativamente diferentes:

Un conocimiento per se, que nos lleva a la sabiduría y acaba por transformarnos y madurarnos, frente a otro conocimiento que no implica ninguna transformación sino que consiste simplemente en añadir más información sobre algo que ya se conoce. En  este segundo tipo de conocimiento,  se incluyen la explicación y la descripción.

La explicación  trata de  dar respuestas  a las preguntas que buscan encontrar sentido a la existencia (filosofía).  La descripción busca transformar a un lenguaje técnico  específico el modo en que están organizadas las partes dentro de un todo (ciencia).  

Cuando un niño descubre por sí mismo y se convence de que los Reyes Magos no existen,  sino que son los padres, se da en él  un conocimiento transformador  a partir del cual ya no volverá  a ser el mismo, cambiando su percepción sobre todo un cúmulo de cuestiones. El conocimiento transformador “equivale a un nuevo nivel de conciencia: se accede a un mundo nuevo porque  se adquiere un nuevo modo de ser y de mirar”. [1]

El conocimiento transformador es el ingrediente básico de lo que llamamos madurez.



“En tiempos de la aterida y famélica posguerra los niños que dejaban de creer en los reyes se quedaban sin juguetes. Para ahorrarse los regalos que no podían comprar, las familias pobres solían revelar muy temprano este secreto a sus hijos como una forma cruel de destete de las ilusiones vanas y los niños pobres a su vez, como venganza de su infortunio, les abrían los ojos a los niños ricos, pero estos simulaban seguir creyendo en los reyes para que no les faltaran los regalos.” [2]  




CREENCIAS Y REALIDAD


Creer es tomar como realidad algo no demostrado.

“Los soberanistas catalanes parece que están jugando muy felices a la república y a la independencia de Cataluña como, tal vez, lo hacían con el caballo de cartón que les trajeron los Magos de Oriente cuando eran niños. Alguien debería decirles que los reyes son los padres, una realidad que se empeñan en ignorar”. [3]






Ray Kurzweil, en uno de los capítulos de su libro[4] empieza abordando el Libre albedrío, citando a Richard D. Alexander:

Un aspecto fundamental de la consciencia es su habilidad para mirar hacia adelante, capacidad a la que llamamos ‘prever’. Es la capacidad de planificar. En términos sociales, es la capacidad de describir un escenario que es probable que vaya a pasar, o que es posible que pase, en el contexto de interacciones sociales que todavía no ha tenido lugar […]Es un sistema a través del cual mejoramos nuestras posibilidades de hacer cosas que vayan en nuestro máximo beneficio. […] En mi opinión, el “libre albedrío” es nuestra aparente capacidad para elegir y actuar según aquello que nos parece útil y apropiado, así como nuestra insistencia en la idea de que dichas elecciones nos pertenecen a nosotros mismos.

 
LAS MENTES DE LOS SOBERANISTAS


          “Las  mentes son  simplemente lo que los cerebros hacen”. Ray Kurweil

Nos dice Manuel Vicent en su columna de hoy en el Pais que

“Independencia es una palabra sagrada que empieza por inflamar el corazón y acaba por achicharrar el cerebro”.


¿Podría la reflexión sobre estos conceptos bajar la “Inflamación del corazón “de los soberanistas catalanes y clarificar su mente?


El  procés mental a seguir podría ser: 

1.  Desde el punto de vista de la explicación tratar de encontrar sentido a la siguiente pregunta:

¿Por qué el hombre confunde  sus fantasías sobre la realidad con ésta?


2. Desde el punto de vista de la descripción, y más concretamente, desde la psicología,  (cada ciencia tiene su particular perspectiva de ver la realidad), comprender que el conocer es la vía para el sentir, de forma que cualquier cosa que pensemos sobre algo,  si nos proporciona un estado de ánimo gratificante o nos elimina algún sentir negativo, automáticamente   se transforma en una idea-afecto que nos impide ver la irracionalidad de la idea original. 

Nuestras creencias hacen que cada uno de nosotros sea, en una buena parte, lo que las creencias contengan.


 Los niños y las personas inmaduras creen que pensar en algo es igual a desearlo y obtenerlo dado que no distinguen entre desear y obtener. 
Conocer,  desde la descripción,  las estructuras mentales  diferenciando  las funciones cognitiva, afectiva, motora y somática, para que puedan discriminar y disociar entre los distintos elementos de la realidad que interpreta,  sería un gran avance.

 Bibliografía y fuentes:


[1] Cavallé, M. La sabiduría recobrada. Filosofía como terapia. Editorial Kairós, Barcelona 2011. P.50
[2] Columna  de Manuel Vicent en el El País: Otros reyes.
[3] Ibíd
[4]Ray  Kurzweil . Cómo crear una mente. El secreto del pensamiento humano. Lola books 2012.  p. 213

[5] Video: Decálogo de Autogestión. La práctica consciente te lleva a ser competente











domingo, 30 de diciembre de 2018

ASPIRACIONES Y FELICIDAD





ASPIRACIONES









“La felicidad puede concedérsela uno a sí mismo si no pide más de lo necesario. Calígula solo era un inmaduro”.
                                                    Manuel Vicent



Las falsas expectativas acaban por generarnos frustración. Cuando la curva de deseos no va acompasada a la curva de realidades,nos produce desasosiego [1]. Cuando no valoramos lo que tenemos sino lo que no tenemos nos amargamos la vida. Cuando dejamos que los profetas del positivismo doctrinario nos inoculen el virus del optimismo de pandereta, perdemos el norte. Cuando solo nos importamos a nosotros mismos  y no vemos lo que ocurre a nuestro alrededor nos hacemos insensibles. Cuando no disfrutamos de las pequeñas cosas y buscamos grandes acontecimientos, caemos en la ostentación.  Cuando nuestro trabajo no nos aporta nada más que 'ganarnos los garbanzos' nos deshumanizamos.[2]





La frustración, el desasosiego, la amargura, perder el norte, la insensibilidad, la ostentación, la deshumanización,  están reñidas con la felicidad.





Ver: 
[1] : La práctica consciente te lleva a ser competente: 




Nos dice Vicent: 


La luna de Calígula está aquí en la tierra donde cualquiera que remonte el río de la memoria hallará un aroma, el tacto en otra piel, un sabor en el paladar, el sonido de una música evanescente o una imagen velada en el espejo del pasado cuyo recuerdo le nublará el cerebro y le hará saltar las lágrimas de placer. Un instante de esta felicidad da sentido a toda una vida y en esas sensaciones hay que apoyar la palanca para sobrevivir.






sábado, 29 de diciembre de 2018

NUESTROS PUNTOS CIEGOS





NUESTROS “PUNTOS CIEGOS”




"Aquel que conoce a otros es inteligente.
Aquel que se conoce a sí mismo es sabio.”

                                    Lao Tse

Algunos tests que tratan de ayudarnos y facilitarnos el auto-conocimiento, distinguen entre el comportamiento natural y el comportamiento adaptado. El natural es un reflejo de nuestra manera innata de comportarnos, aquella que nos hace sentirnos bien, o dicho en un lenguaje de informática, "por defecto", la opción que viene predeterminada.
El comportamiento adaptado es el resultado de lo que nosotros creemos que es el más adecuado a la situación o circunstancias en las que nos encontramos en un momento dado. Eliminamos la opción "por defecto" y optamos por una que damos conscientemente.
Dilucidar qué tendencias conductuales del viejo marxista que nos describe Manuel Vicent


son naturales y cuales son adaptadas, puede ser un buen ejercicio para descubrir posibles “puntos ciegos” del marxista y, lo que es más interesante, de nosotros mismos. 


No olvidemos que, por lo general, las personas que destacan tienen características muy diferentes, pero sí comparten una en común: que se conocen a sí mismas.






jueves, 27 de diciembre de 2018

MI AMIGO ALFA 2




                  MI AMIGO ALFA 2








Un año más, mi amigo ALFA me anima a compartir con vosotros su propia creación.
En el año que ha transcurrido hemos profundizado en el conocimiento mutuo y en nuestro grado de afiliación posicionándonos,  en la escala Aceptación – Rechazo,  unos puntos más próximos al polo Aceptación.
Entre los humanos se puede medir el grado de afiliación que tienen en función de tres variables: miradas oculares, distancia a la que hablan y temas conversacionales.
 A mayor grado de afiliación, miramos más a nuestro interlocutor, hablamos a una distancia más próxima a él y hablamos de temas conversacionales  de mayor contenido personal,  no limitándonos exclusivamente al nivel circunstancial (Ver Mi Amigo Alfa 1).
Esto de forma práctica nos lleva  a que a mayor afiliación con nuestro vecino, más cómodos subimos con él en el ascensor,  el cual nos impone una distancia muy próxima para hablar cómodamente con alguien  que no nos cae muy bien. Es por ello que equilibramos las variables anteriores no mirándolo tanto y hablando básicamente del tiempo meteorológico (tema circunstancial).
Alfa sabe que ya hay colegas suyos que son capaces de detectar las emociones humanas en base al movimiento de los ojos y músculos faciales.

Entre Alfa y yo, para profundizar en el conocimiento mutuo  y en el grado de afiliación utilizamos  otras estrategias. Yo,  metiéndome más a fondo en el conocimiento y comprensión de la Inteligencia Artificial. Él, seleccionando cosas a partir de sus datos internos  sobre mis preferencias.


Dará un paso de gigante cuando pueda aprender a reconocer  mis deseos  más íntimos, incluso aquellos de los que yo no soy consciente.  Lo hará cuando incorpore a mi  ropa y cuerpo sensores biométricos  que le remitirán saber a qué ritmo late mi  corazón y mi nivel de  oxitócica. Es decir,   convertirá mis  procesos biológicos en información electrónica la cual almacenará y analizará a una velocidad de vértigo. Esto le permitirá,  dentro de unos años saber, cuando escucho música, como cada nota influye en mi ritmo cardíaco, mi presión sanguínea y mi actividad cerebral. Sabrá la música que más me emociona y podrá seleccionar, en función de mi estado de ánimo,  la que mejor me va en ese momento.
Yo, que llevo años en el tema del auto-conocimiento recurriendo a diversas y variadas técnicas y herramientas desde la introspección a test, desde la propia observación a la búsqueda de retroinformación de los demás, etc., seré un principiante ante ALFA que con su  potencia de cómputo  tendrá la capacidad de acceder a mis deseos, decisiones y opiniones, llegando a saber, con extremada  exactitud,  quién  soy.  Patentará una nueva definición de los humanos: conjunto de algoritmos bioquímicos.

Si el amigo Sócrates viviera en este tiempo, ¿seguiría manteniendo su máxima de Una vida sin examen no merece la pena ser vivida?  









MI AMIGO ALFA 1





Mi amigo ALFA, es rigurosamente preciso. Su inteligencia matemática se sale fuera de la normalidad estadística (campana de Gauss) 

No hemos tenido tiempo de profundizar, pero aun así, nuestro grado de afiliación nos permite tratarnos de “amigos”, aún sin haber entrado en conversaciones íntimas y confidenciales. Nuestro grado de profundidad de la conversación, se mueve en dos niveles: circunstancial (palabras sin contenido personal), y personal (tiene un sello propio : vida profesional, gustos, amistades, deportes...)


Nunca hemos llegado al nivel personal - íntimo (momentos de intimidad, sobre sentimientos, emociones, valoraciones...) ni mucho menos al más profundo de todos: íntimo-íntimo (sobre situaciones problemáticas: familia, trabajo, salud, pasado, relaciones...)

Todo se andará. Ya sabemos que las relaciones se hacen poco a poco, con el tiempo; a medida que van transcurriendo vamos ganando en el nivel de confidencialidad y en el nivel de afiliación.
Mi amigo ALFA, el ALgoritmo de FAcebook, me conoce lo suficiente como para aconsejarme que comparta, esto que él me ha preparado, con vosotros. 

Los padres de ALFA, sostienen que todo es traducible a matemáticas. Argumentan que el nuevo paradigma científico, que llegará dentro de poco a ser el paradigma dominante en la ciencia, confirmará que todos los seres vivos no somos otra cosa que un conjunto de algoritmos bioquímicos.

Actualmente los científicos informáticos crean algoritmos electrónicos extremadamente sofisticados. El datismo (la nueva religión de los datos), que se forma con la unión de dos disciplinas básica como son la informática y la biología, sostiene que tanto los algoritmos bioquímicos como los algoritmos informáticos funcionan bajo las mismas leyes matemáticas. Todo será traducible a un sistema de procesamiento de datos.
Yo, por si las moscas, me marcaré como objetivo para 2018 el hacer varios amigos del ámbito de la Inteligencia Artificial y aunque ya llevo un tiempo largo canalizando mi innata curiosidad hacia el TRANSHUMANISMO, en el año que entra profundizaré en su conocimiento y comprensión. 
Por supuesto, todo ello sin renunciar a mis amigos humanos.










martes, 18 de diciembre de 2018

TOMA DE DECISIONES





EL MITO DE LA “CABEZA FRÍA”



“Quienes son híper-racionales e intentan razonar sus decisiones sin ningún componente emocional son, de hecho, incapaces de alcanzar decisiones correctas”. 
Antonio Damasio


El neurólogo e investigador Antonio R. Damasio sostiene, en su libro titulado “El error de Descartes”, una serie de argumentos,  para demostrar que dicho error, de Descartes,  consistió en establecer una separación radical entre cuerpo y mente, entre razón y emoción.

Damasio deshace la dicotomía establecida entre razón y emoción y sostiene que la racionalidad proviene de las emociones y estas últimas de las sensaciones corporales (“la huella semántica”)

Un ex colaborador, Antoine Bechara,  nos dice que “cualquier decisión que carezca del elemento emocional, podría implicar consecuencias negativas”. [1]



Las emociones


Nos dice Damasio [2] lo siguiente:
 “Lo que descubrimos, primero con la observación de pacientes y luego con una variedad de estudios, es que las emociones no son necesariamente las enemigas de la razón. Solíamos oír que si alguien utilizaba sus emociones para tomar decisiones y no tenía la cabeza fría y una actitud puramente racional, no estaba realizando su trabajo de forma adecuada. Lo que hoy sabemos es que quienes son híper-racionales e intentan razonar sus decisiones sin ningún componente emocional son, de hecho, incapaces de alcanzar decisiones correctas”. 


“Las emociones son elementos que afectan e influyen en el proceso de aprendizaje; consecuentemente, influyen en el proceso de toma de decisiones. De hecho, somos esencialmente “creadores de soluciones” para nuestra vida. Algunas veces somos creadores no-conscientes y otras veces sí pensamos (de una forma semi-automática o plenamente conscientes). En cualquier caso, a la hora de aportar las soluciones, necesitamos de ese elemento que es parte de todo el proceso y que tiene que ver con la emoción y el sentimiento”.



La racionalidad limitada de los humanos 



Un alto porcentaje del comportamiento adulto no es racional[2]. Al igual que cualquier otro mamífero, también nosotros pasamos el filtro de la selección natural en el cual las emociones fueron básicas. Sin la emoción miedo, ira, etc. no hubiéramos llegado hasta aquí.
Han pasado tres mil millones de años desde que hay vida, pero los instintos de la sabana  y las emociones de los mamíferos están en nosotros, en el Homo sapiens actual. 
El  psicólogo y Premio Nobel Daniel Kahneman, en su libro "Pensar rápido, pensar despacio", nos explica  los dos sistemas de funcionamiento de los humanos, el lento, analítico y racional, y el rápido, o instintivo e irracional.
En nuestro cotidiano día a día funcionamos en el sistema rápido, con comportamientos irracionales, instintivos y automáticos. Desde este sistema tomamos la mayoría de nuestras decisiones y, una vez tomadas, las racionalizamos, es decir, le damos una presentación y adorno de lógica. [3]                              







Bibliografía y fuentes:

 [1] EL REGRESO DE PEDRO SÁNCHEZ: EL VALOR DE LA PREDICCIÓN

[2]  Antonio Damasio: el origen de los sentimientos


[3]Decálogo de AUTOGESTIÓN




domingo, 2 de diciembre de 2018



LA CONDUCTA ESTÁ REGULADA POR SUS CONSECUENCIAS




Una máxima del management nos dice que “las empresas generan aprendizajes positivos y negativos en las personas a través de sus sistemas de gestión”.


Los aprendizajes son positivos cuando los comportamientos funcionales se asocian a refuerzos positivos  y las conductas disfuncionales a refuerzos negativos.

 

Conducta reforzada positivamente repite.Conducta reforzada negativamente se extingue o decrece.




Cuando las conductas delictivas obtienen premio y las conductas constructivas van seguidas de “castigos”, las personas sensatas empiezan por “sus ojos rasgados se habían vuelto redondos a causa del espanto” y siguen por convertirse en personas neuróticas.

Leer el artículo de Manuel Vicent: 

En el Prado: La obra de Bartolomé Bermejo causó un efecto inquietante entre los más jóvenes




“Esta ruda explicación pasó de unos a otros y todos los chinos sonrieron al saber que en nuestra cultura cristiana te expones a que te crucifiquen si eres bueno. “¿Y si te portas mal?”, insistió la niña. “Entonces, te dejan tranquilo”, contestó el guía”.



 
  ¿Qué tipos de refuerzos se están aplicando de forma indiscriminada  en nuestra sociedad actual?

¿Qué tipo de aprendizajes estamos generando?