domingo, 30 de mayo de 2021

TRAMPAS MENTALES

 


Trampas Mentales





“Ninguna mente puede tener bastante poder sin el poder de pensarse a sí misma”

Marvin Minsky

 

Cómo funciona nuestra mente

 Jonathan Haid,  psicólogo social y profesor de liderazgo ético en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, en su libro titulado La hipótesis de la felicidad, (Gedisa, Barcelona, 2006),  utiliza una metáfora del jinete y el elefante  para explicar el funcionamiento de nuestra mente  y lo ejemplifica como un jinete que guía a un elefante, y  que su trabajo, el del jinete, no es otro que el de servir al elefante. El jinete es nuestro razonamiento consciente; el elefante es el otro 99% de los procesos mentales  que tienen lugar fuera de nuestro consciente, (la metáfora del iceberg,  utilizada en multitud de cursos,  la representaba  como  la parte  oculta debajo del agua).  Es el inconsciente el que  controla la mayor parte de nuestro comportamiento. Haid en su libro La mente de los justos, (Editorial Planeta, S.A.,2019)  sintetiza su metáfora así:

“La intuición viene primero, el razonamiento estratégico después”

 “La victoria del Villarreal CF contra el Manchester United quedará instalada para siempre en el cerebro límbico de sus seguidores, en ese bulbo donde anidan los sentimientos, las emociones, los símbolos, los mitos, los dioses, los héroes, las banderas y todos los himnos. Nunca la razón logrará controlar esa descarga emotiva que es fuente de todas las lágrimas.Manuel Vicent: https://elpais.com/opinion/2021-05-30/villarreal.html

Otros autores se refieren a ese 99% como el “Inconsciente adaptativo”,  que  evolucionó antes que la mente consciente y le permite transformar la información, pensar y  evaluar de forma rápida una situación. Interpreta la información y decide cómo actuar con mucha rapidez  dejando al margen la parte consciente (el jinete). Su objetivo es mantenernos vivos. 




Al redactor del mensaje que aparece  en la imagen, puede que su inconsciente le haya jugado una mala pasada,   haciéndole escribir  lo que escribió,  sin ser consciente de ello, a la vez que el primero, el inconsciente,  mandaba su mensaje de supervivencia, influido por la multitud de mensajes apocalípticos con los que nos están inundando y ‘ahogando’ sobre la viabilidad de las pensiones: El relato de la insostenibilidad, el relato de la necesidad de ajustes, el relato de la inviabilidad de las mismas… Hasta, algunos,  lo intentan con el relato de que "vivimos muchos años", que hay que morirse antes, generando entre los pensionistas incertidumbre e incluso culpabilidad.

Invito a leer:

El APOCALIPSIS DE LAS PENSIONES: https://neuroforma.blogspot.com/2019/04/mayores-6-el-apocalipsis-de-las.html

MAYORES 5: MORIR SIN QUE NADIE EMPUJE https://neuroforma.blogspot.com/2018/10/mayores-5-morir-sin-que-nadie-empuje.html

La “realidad” de las pensiones: según el Pacto de Toledo   https://neuroforma.blogspot.com/2020/10/la-realidad-de-las-pensiones-segun-el.html


Me gustaría saber cuántos años tiene el redactor del dramático mensaje que solo puede mitigarse apelando al humor, el cual relativiza muchos aparentes dramas y ayuda a poner las cosas en su justo sitio.  

 Es cierto que  el mensaje se inicia con el hashtag #Coronavirus, que nos lleva a la mayoría de las personas a entender el contexto del mismo y deducir que se refiere a las vacunas, pero dado todo lo que pasó con los mayores a lo largo de esta ya interminable pandemia caben otras interpretaciones.

Si nos vamos a los orígenes nos encontramos con el inconsciente psicoanalítico de Freud formado por memorias y deseos tan inquietantes, donde residen todos nuestros traumas, pensamientos e impulsos reprimidos. que no se les permite aflorar al nivel conscientes, a la parte de arriba que flota en el agua de la metáfora del iceberg.



 Para muchas personas las teorías de Freud, son eso, meras teorías. Pero no olvidemos que hoy en día, en muchas universidades y escuelas de negocio se explican y defienden de nuevo sus postulados. El psicólogo israelí-norteamericano Daniel Kahneman, premio Novel de Economía en 2002, investigador  de los procesos cognitivos implicados en el juicio y la toma de decisiones de los humanos coincide en una buena parte con Sigmund Freud. Ambos entienden que en el inconsciente se cuecen los fenómenos psíquicos que filtran y distorsionan todo aquello que pasa la barrera y alcanza la parte consciente de la mente.

Sí es cierto que las neurociencias no se paran  en el análisis de conceptos psicoanalíticos tales como actos fallidos, sueños, figuras simbólicas, pulsiones de vida, transferencias,etc. Ponen su foco en la relación que existe entre racionalidad e irracionalidad, entre la “vía alta “cognitiva y controlada, y la “vía baja” emocional y automática.



Generamos emociones por dos vías: Una vía directa: Tálamo – Amígdala. Una  vía indirecta: Tálamo – Corteza cerebral – Amígdala. La vía directa es rápida, primitiva, inconsciente pero muy útil para adaptarse a situaciones peligrosas inmediatas. La vía indirecta es lenta, elaborada, más precisa, consciente, y permite una adaptación más fina y menos errónea. Esta vía indirecta produce sentimientos que es la parte consciente de las emociones, y a través de la evaluación o interpretación  que damos a la situación genera sentimientos distintos.

Si a nivel individual tenemos nuestro propio psiquismo  Carl Jung,  nos propone  el concepto de inconsciente colectivo, que sintetiza la experiencia común a  toda la  humanidad y nos permite entender determinados fenómenos que se nos dan a los humanos. 

“Como un sello indeleble, esta victoria quedará grabada en el inconsciente colectivo de este pueblo de 50.000 habitantes, laborioso, agrícola e industrial, cuyo equipo de fútbol se ha revelado como un ejemplo de gestión del deporte de base, de la escuela de alevines y del fútbol femenino. En su gen lleva la moral unida al sufrimiento.”                                                     Manuel Vicent: https://elpais.com/opinion/2021-05-30/villarreal.html

 El autor de la frase con la que comienza este artículo, Marvin Minsky, investigador relevante de la Inteligencia artificial tal vez manifieste con ellas su frustración al entender que por mucho que avance (que ya lo ha hecho mucho), la inteligencia artificial nunca tendrá acceso a la metacognición exclusiva de los humanos que nos permite pensar sobre cómo pensamos, la cual nos impediría caer en muchas trampas mentales en las que caemos con mucha  frecuencia.


La pregunta, a primera vista, es un poco  enrevesada. No la rechaces por esto. ¡Reflexiónala!

Sigue la vía indirecta: lenta, elaborada, más precisa, consciente. 

 La vía baja nos somete a muchas a distorsiones cognitivas  que nos tienden todo tipo de trampas mentales y hacen que seamos, como repito muchas veces en diversos foros,  de una racionalidad muy limitada y que ante el asombro de algunas personas, por semejante enunciado, sintetizo a través de William James, uno de los fundadores de la psicología americana: 

“Somos una gota de razón en un mar de emociones”   

 

¿A qué se debe más la proeza histórica del Villarreal, al planteamiento estratégico o a las emociones?

 

domingo, 23 de mayo de 2021

LA EDAD DE LA INVISIBILIDAD

 



La edad de la invisibilidad


"El arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza."

André Maurois 

 



Al redactor del mensaje que aparece  en la imagen, puede que su subconsciente le hubiese traicionado y  conducido a escribir,  literalmente,  lo que pensaba en el fondo,  aunque él mismo no fuese consciente de este pensamiento tan dramático y que solo puede mitigarse apelando al humor. Reaccionar al mismo con una carcajada,  es la mejor terapia que se puede aplicar.

 


El mercado laboral expulsa a los mayores a la vez que se pretende prolongar la edad para poder jubilarse. Salta por los aires el “principio de no  contradicción”: “Nadie puede creer que lo mismo puede, al mismo tiempo,  ser y no ser".

 Ejemplo paradigmático del primer caso lo están dando los  bancos,  que  quieren deshacerse de los mayores de 50 años y proponen un plan que nada tiene que ver con las condiciones que se daban antes, hace algunos años. Pretenden deshacerse de ellos con el menor coste posible para el banco, aunque la vida de los empleados quede llena de incertidumbres y económicamente en el aire.

Ejemplo delirante  de lo segundo, nos lo está dando, todos los días,  el voluble y mudable ministro José Luis Escrivá Belmonte, con sus contradicciones constantes y sus cambios de opiniones,   ejemplo, también,  paradigmático de lo que entendemos como un “veleta”.

Si ante el primer mensaje cabía la carcajada, ante el segundo y tercero, proceden otro tipo de estrategias, ninguna de ellas basada en ni en el humor ni en la pasividad :todas ellas basadas en la proactividad.

La guerra generacional a la que estamos asistiendo,  se olvida de que los jóvenes y los mayores no tienen las mismas competencias y habilidades, y que si se combinan ambos,  los jóvenes y los mayores pueden complementarse en lugar de eliminarse.

"Como los antiguos exploradores ahora nos abrimos paso a ciegas hacia el territorio desconocido del verano marcado por una línea azul en el horizonte. En la taberna del holandés se dice que cuando lleguemos allí todo será como antes. De noche la brisa traerá risas y canciones de los felices tiempos del pasado, se encenderán hogueras en la playa y todo el paraíso olerá a sardinas asadas. Si eres joven conocerás el amor sobre la arena dorada; si eres viejo verás pasar la vida por encima del sombrero de paja. Pero, tal vez, esa línea azul del verano solo sea un espejismo, porque en medio de la fiesta oirás el clamor de un llanto inagotable que traen las olas desde el fondo del mar hasta la orilla."Manuel Vicent: https://elpais.com/opinion/2021-05-23/exploradores.html


Y sin olvidarse, según nos dice Pascal Bruckner,  que 

“la vida es una incertidumbre que perdura y que, mientras dure, nos garantiza que estamos vivos”



 






viernes, 14 de mayo de 2021

APARIENCIA SIN ESENCIA

 


APARIENCIA SIN ESENCIA

“Todos ven lo que aparentas, pocos advierten lo que eres”      Maquiavelo

 


Nos  cuenta Platón en su obra más importante, ‘La República’,  en la que desarrolla una serie de diálogos de  Sócrates con sus discípulos, que Glaucón (445 a. C.), filósofo griego y hermano de Platón,  desafía  a Sócrates  a que  demuestre que  lo que conduce a la felicidad   es la justicia por sí misma y  no la reputación de la  justicia.

La capacidad de Glaucón de percatarse de algo que a la mayoría de personas les pasa inadvertido, le llevó a afirmar que   a los humanos nos preocupa más la apariencia que la esencia, el parecer que el ser, la reputación que nuestra forma de ser,  en definitiva, que lo importante no es como tú realmente eres, sino lo que aparentas. La influencia de la reputación supera a la influencia de la realidad.

No sé si Julio César (100-44 a. C.) conocía este diálogo de Glaucón, siglos después (68 a.C.),  cuando se divorció de Pompeya, argumentando que  «Mi esposa debe estar por encima de toda sospecha».  Actualmente  dicho argumento  lo conocemos como «La esposa de César no solo debe ser honesta, sino parecerlo». Glaucón le diría a Julio Cesar que lo esencial era “parecer honesta” y en un segundo plano,  como  secundario e irrelevante,   “ser honesta”.

La reputación deshonesta (valga el oxímoron)

Glaucón, como buen contertuliano,  empieza pidiéndole a Sócrates que imagine como se comportaría un hombre que tuviese el anillo de Giges. (También hace referencia al mismo Platón en el libro II de La república).

“Dicen que era un pastor que estaba al servicio del entonces rey de Lidia. Sobrevino una vez un gran temporal y terremoto; abrióse la tierra y apareció una grieta en el mismo lugar en que él apacentaba. Asombrado, ante el espectáculo, descendió por la hendidura y vio allí, entre otras muchas maravillas que la fábula relata, un caballo de bronce, hueco, con portañuelas, por una de las cuales se agachó a mirar y vio que dentro había un cadáver, de talla al parecer más que humana, que no llevaba sobre sí más que una sortija de oro en la mano; quitósela el pastor y salióse. Cuando, según costumbre, se reunieron los pastores con el fin de informar al rey, como todos los meses, acerca de los ganados, acudió también él con su sortija en el dedo. Estando, pues, sentado entre los demás, dio la casualidad de que volviera la sortija, dejando el engaste de cara a la palma de la mano; a inmediatamente cesaron de verle quienes le rodeaban y con gran sorpresa suya, comenzaron a hablar de él como de una persona ausente. Tocó nuevamente el anillo, volvió hacia fuera el engaste y una vez vuelto tornó a ser visible. Al darse cuenta de ello, repitió el intento para comprobar si efectivamente tenía la joya aquel poder, y otra vez ocurrió lo mismo: al volver hacia dentro el engaste, desaparecía su dueño, y cuando lo volvía hacia fuera, le veían de nuevo. Hecha ya esta observación, procuró al punto formar parte de los enviados que habían de informar al rey; llegó a Palacio, sedujo a su esposa, atacó y mató con su ayuda al soberano y se apoderó del reino. Platón: La república, II, 359a - 360b.


Las conclusiones de Glaucón son desoladoras:                                             

“Pues bien, no habría persona tan incorruptible como para perseverar en la justicia y abtenerse en absoluto de tocar lo de los demás, cuando nada le impide dirigirse al mercado y tomar allí sin miedo alguno cuanto quiera, entrar en las casas ajenas y fornicar con quien se le antoja, matar o libertar a su arbitrio, obrar, en fin, como un dios rodeado de mortales.”

¿Cuántos  'opinantes de exabruptos' en los medios de comunicación digitales actuales, amparándose en el anonimato de un nombre ficticio para el lector, escribirían lo que escriben  si se identificaran  con  su nombre verdadero?

Me recuerdan a las frases- insultos que se escribían en las empresas en las puertas de los váteres por dentro, hace años, casi siempre dirigidas a la dirección y sobre todo a los mandos intermedios.

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.” Mateo 23:27

 

La perspicacia de Glaucón: APARIENCIA SIN ESENCIA en los tiempos actuales

Hoy  en día la apariencia está elevada al pódium en el que descansan las columnas del éxito. Tener la capacidad de fingir, de aparentar lo contrario de lo que se piensa, priorizar la estética sobre la ética, de prometer lo inalcanzable sabiendo que se está mintiendo y creyendo que a los que se lo dicen son idiotas.

¿Con cuál de estas dos definiciones de autoestima te quedas?

Lo estamos viendo cada día en los políticos de nuestra querida España:  buscan el voto de los ciudadanos, no decirles la verdad de la situación.  Tener la reputación de que defienden los derechos e intereses de los ciudadanos, aunque esta reputación se construya con mentiras, falacias y demás piezas  retóricas, puede dar  más votos que si fueran sinceros y abordaran  la realidad de la situación. No olvidemos que son políticos votados por nosotros, los ciudadanos, es decir, si nosotros estuviéramos en su lugar probablemente actuaríamos igual que ellos.

Somos muy propensos a ver los defectos y vicios de los demás, pero muy ciegos en ver los  nuestros propios. Eso se debe a que caemos fácilmente en la trampa de la Autocomplacencia. Son muy pocas las personas que tienen una percepción equilibrada de sí mismas.

Bien es cierto que las figuras políticas deben ser más ejemplares que los demás.

 Todos escuchamos en la misa dominical (he estado internado desde los 10 años a los 16, asistiendo a una misa diaria y los domingos y festivos a dos ) aquello de la paja y la viga: “No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido.” Mateo 7:1-2. 

Y ya que estamos hablando de Platón, lo expone de forma muy pedagógica:

El filósofo griego  Aristipo (siglo IV a.  C.)  era muy  goloso. Platón una vez lo paró y le reprochó:

 - No te perece le dijo - que compraste mucho más pescado del que necesita tu apetito?

 -Cierto- admitió  Aristipo-, pero pagué poco por él. Solo dos  óbolos!

 -Oh! – exclamó Platón-, a ese precio lo compraría   también yo.

 -Ves- le hizo notar  Aristipo-, si yo soy  goloso, entonces tú eres  avaro.

 

Si Glaucón estaba en lo cierto, puede que alguien,  por muy deshonesto que se muestre con sus acciones a lo largo del día,  no le preocupe lo más mínimo y duerma de un tirón por la noche; sí le preocupará y no dormirá,  si es consciente de que tiene reputación de mentirosos y deshonestos.  Están de suerte porque nunca fue tan fácil engañar a muchos tanto  tiempo.

Podrías pensar lo peor

Que la apariencia no es sincera, no

Pasadas las noches en vela

¿Será una condena de amargo sabor?

La apariencia no es sincera: Héroes del silencio (https://www.youtube.com › )

 
La  honesta reputación

“Los que son verdaderamente virtuosos no son conocidos por su virtud. Los que crean tal reputación lo hacen por motivos egoístas”

Aforismo taoísta

 

La solución que nos daba Sócrates para evitar la decadencia de la polis, pasaba por qué gobernaran los filósofos, pues tan solo ellos perseguirán conseguir  lo que es realmente bueno y no sólo lo que es bueno para ellos mismos.

Platón (exalumno de Sócrates) afirmaba que el conocimiento correlacionaba positivamente con la edad (a mayor edad, mayor conocimiento).  Y no solo eso, también afirmaba que la razón, lo más genuino de la naturaleza de los humanos, es frecuentemente  corrompida por las pasiones. En función de todo ello la solución que nos daba,  era que ya que tan solo los ancianos  eran capaces de impedir que su raciocinio fuese eclipsado por  sus emociones, eran los que podían  guiar y conducir  a los ciudadanos a hacer lo que es correcto, no lo popular. 


En una sociedad civilizada no es posible la convivencia  con un exceso de egocentrismo que nos lleve a ver y buscar tan solo lo nuestro (“vengo aquí a hablar de mi libro; “Estoy en la política para hacerme rico”). Ayer a la noche escuché a un tertuliano decir lo siguiente: Como dice no sé quién (no me quedé con el nombre que dijo) “ Aquí cada uno va a lo suyo, excepto yo que voy a lo mío”

Todos y cada uno de nosotros tenemos que ser capaces de amortiguar determinados intereses individuales en beneficio de la comunidad.

“Hay una poderosa forma de presión social para facilitar los comportamientos excelentes. Me refiero a la reputación, la fama, la gloria, al deseo de sobrevivir en la memoria de los hombres” José Antonio Marina

Una reputación basada no en lo que alguien dice,  sino en lo que hace (“por sus obras los conoceréis” Mateo 7, 15-20

Una vez conseguida una reputación, basada en los hechos, se afianza mucho la autoestima.  

Los seres humanos a lo largo de toda nuestra existencia adquirimos conocimientos sobre el mundo que nos rodea y, también, sobre nosotros mismos. Empezamos entonces a recoger información en las distintas situaciones en las que nos movemos, sobre todo en situaciones sociales, referidas a como los demás reaccionan ante nosotros,  la imagen de nosotros mismos que vemos proyectada en los demás, acerca de qué tipo de comparaciones establecen, referidas, también, a los distintos papeles o roles que desempeñamos y con todo ello vamos construyendo el auto concepto. La autoestima tiene que ver con el Auto concepto y con el Auto ideal que está compuesto por la información que una persona valida sobre su futuro. Características y deseos de cómo nos gustaría ser. Proyectos, objetivos, metas, futuro, aspiraciones y expectativas, son los ingredientes clave. Sintetizando, las pretensiones que una persona tenga. Self ideal: William James


Conseguir que nuestros políticos tengan una reputación y sana autoestima, ganada a pulso a través de sus comportamientos y actos  honestos,  y poner en ellos el foco de forma permanente, exigiéndoles transparencia  y que se centren en las necesidades y aspiraciones de los ciudadanos en lugar de pelearse entre ellos.

También, al que  pierda esa reputación honesta,  hacer que pague con creces sus consecuencias, es una forma de mejorar la conducta y las obras de los políticos. Conducta seguida de malas consecuencias se extingue o decrece.

 Los políticos con capacidad  de corromperse no son tontos. Lo que les lleva a ello, tampoco suele ser debido a un acto irracional, sino un análisis racional  previo basado en el coste- beneficio y compuesto de tres elementos: 1. Beneficios que esperaban obtener. 2. Probabilidades que ellos calculaban que tenían de ser descubiertos ( No tienen, afortunadamente el anillo de Giges). 3. Valor del castigo que esperaban si finalmente eran descubiertos.

 



“El rostro que el agua nos devuelve no es el mismo para nuestros ojos que para los demás. Has de ver tu imagen con tus ojos y con los de ellos y usar la faz que más te convenga. Las personas se interpretan en tres estados: el estar, el ser y el permanecer. El ser se vincula a uno mismo y es la imagen que uno mismo percibe; el estar  es la imagen que a uno mismo le llega del entorno, es el reflejo visto por los demás; el permanecer es retrato de las obras que uno hace a lo largo de la vida y es la historia la que se encarga de juzgarlo en forma de recuerdo o de olvido. Cada quien ha de esforzarse para mejorar los tres iconos de la vida y a ti, mi buen discípulo, te falta el estar”.

Así le habló a Eratóstenes (Director  de la Biblioteca en la ciudad de Alejandría del faraón Ptolomeo III Evérgetes,  (225 a.C.), su venerado maestro cuando Eratóstenes,  en tiempos pasados,  había decidido dejar Cirene y marchar a Alejandría.

Juanjo Lamelas.,: “La leyenda de las lágrimas doradas”, Ediciones Atlantis, Madrid, 2010.

 

 

 

 

 

 

domingo, 2 de mayo de 2021

EL TRIUNFO DEL REBAÑO

 



El triunfo del rebaño

“En ciencia no basta con tener una  idea buena,

 también hay que darse cuenta de que lo es

 y convencer de ello a los demás.”

 Jorge Wagensberg,

 


En ciencia no basta con tener una  idea buena... 

No estaría mal que cuando el SERGAS  nos mandan el mensaje con el día, hora y lugar en el que nos van a vacunar, añadieran al final algo así como lo siguiente:

 “Le agradecemos su colaboración para lograr la “inmunidad de rebaño”. SERGAS

Para lograr la tan deseada inmunidad de rebaño, también llamada ‘inmunidad de grupo',  se han dado muchas ideas, una buenas y otras no tan buenas, o,  incluso,  manifiestamente malas. Como síntesis podemos quedarnos con las dos más destacadas: lograr esta inmunidad de forma natural, o lograrla a través de una vacuna.

Menos mal que finalmente los que tienen el poder para tomar decisiones,  se dieron cuenta y se inclinaron, mayoritariamente por esta última, la más plausible, si bien es cierto de que algunos después de haber intentado la primera  y  observar y,  ¿convencerse?,   que el número de contagios seguía creciendo de forma exponencial. Su obsesión era la economía, la cual  priorizaban por encima de todo lo demás,  ¡incluso de la salud!, hasta que se dieron cuenta de que sin salud no hay economía que valga. A su desenfocado pragmatismo,  promovido exclusivamente por su cabeza, le faltó el equilibrio del corazón para poder tomar una decisión más equilibrada y efectiva. [1]  

... también hay que darse cuenta de que lo es...

"[...] en el lenguaje del virus el mensaje no se dice, se escribe con acciones,y estas consisten en la destrucción de la vida humana.Es una necrolengua que se escribe con sangre, que gana elocuencia a medida que destruye vidas humanas. Pero, al fin y al cabo, ¿no será también necrolenguaje el de los políticos que intentaron convencernos de que, para salvar la economía, es necesario correr el riesgo de sacrificar vidas, las vidas que no pueden ser confinadas, para que el confinamiento de otras vidas sea posible?". 

Así, con esta claridad y precisión,  se expresa en el prefacio de su última obra (aparece referenciada en las reseñas bibliográficas de este artículo)  Boaventura de Sousa Santos, cadedrático emérito y director emérito del Centro de Estudios Sociales de la Universidad de Coimbra.                        

A día de hoy estamos avanzando,  entendiendo que el progreso es ganar independencia respecto a la incertidumbre

En lugar de independencia iba a poner "libertad" en el sentido que yo la defino:  número de opciones que tenemos ante una situación determinada. No lo puse por si alguien entiende como libertad "tomarse unas cañas" o "no encontrarse con la ex pareja". Espero que sus incertidumbres existenciales no se limiten a si puede o no puede tomarse unas cervezas...

 Seguimos ignorando muchas cosas sobre este virus, pero, a su vez,  hemos incrementado mucho nuestro conocimiento acerca del mismo. Saldremos de esta pandemia vírica, convencidos de que la ciencia es la herramienta más destacada para generar un conocimiento válido y creíble para salir de esta situación y de otras parecidas que puedan presentarse en un futuro. Por supuesto, teniendo siempre presente que la ciencia no tiene verdades absolutas, sino provisionales: "Con los conocimientos que tenemos al día de hoy afirmamos que... :https://neuroforma.blogspot.com/2021/04/el-poder-del-dinerociencia-dinero-y.html

 La inmunidad de rebaño, se logra, según nos dice la ciencia,  de dos formas: Dejando  que una determinada población se infecte de forma natural; consiguiendo una vacuna eficaz  y  vacunar a la población,  lo cual hace de barrera  contra la expansión del virus. El llamado  número R (número reproductivo básico), nos  indica cuán infecciosa es una  determinada enfermedad: una cifra  superior a 1, nos indica que la enfermedad  seguirá expandiéndose de forma exponencial. Cuando la cifra sea inferior a 1, (0,999), empezará a extinguirse de forma progresiva. [2]

Si hubiéramos seguido la mala idea que sugerían algunos, de dejar que la población se inmunizara de forma natural, las consecuencias a día de hoy serían nefastas:

“    "La inmunidad de rebaño es una peligrosa falacia sin respaldo científico”. Un grupo de 80 investigadores clama contra la propuesta de permitir la libre infección, que causaría, según la OMS, 77 millones de muertes.[3]


     ... y convencer de ello a los demás.

Leí en diversas  redes sociales,  algunos comentarios de personas, que empezaban diciendo que, por favor,  no se utilizase el término de rebaño. Les parecía  no adecuado y ofensivo referido a humanos. Confirman la hipótesis de que, en general,  todos los humanos   somos muy propensos a caer fácilmente en la trampa de la auto complacencia. Son muy pocas las personas que tienen una percepción equilibrada de si mismas. Soy un convencido de que el comportamiento animal supone una plataforma de gran utilidad para los humanos interesados en su aprendizaje y desarrollo personal y profesional. Hace algunos años comencé una conferencia sobre Mediación laboral ante profesionales de la psicología de esta forma: "Sé más de los humamos por mi aficción a la Etología, que por mis estudios de psicología  y sociología." Luego, para  situar el contexto utilicé la fábula de Esopo 'El león, la zorra y el asno'.  No solo utilicé esto para lograr el objetivo de la Apertura de una presentación,   cual es lograr centrar el interés del auditorio en nosotros,  a través de una afirmación sorprendente, en este caso, sino  y dado que soy un convencido de ello, que se viera que hay una correlación entre lo que digo y lo que siento: la convicción se nota, sobre todo en el lenguaje no verbal y el público la valora mucho. Por esta y otras muchas razones nuestros políticos no logran  "convencer de ello a los demás" que nos dice Jorge Wagensberg, que necesita la ciencia.

No hablamos sólo con la boca. El cuerpo también habla, y lo hace con sus gestos, posturas, expresiones, etc., diciendo más que las palabras que emitimos. El lenguaje no verbal “habla más alto” y  da más información que el lenguaje verbal. Nos impacta positivamente  nuestro interlocutor cuando apreciamos que tanto lo que dice (lenguaje verbal)  como el cómo lo dice (lenguaje no verbal) van en sintonía, es decir, expresan lo mismo. Nos impacta, negativamente,  nuestro interlocutor cuando apreciamos que no hay congruencia entre lenguaje verbal y no verbal:

https://neuroforma.blogspot.com/2016/10/el-psoe-y-la-congruencia-en-el-decir-no.html

Entendiendo el contexto

La RAE nos ofrece cuatro acepciones  del rebaño: “Hato grande de ganado, especialmente del lanar.” “Congregación de los fieles respecto de sus pastores espirituales”. “Conjunto de personas que se mueven gregariamente o se dejan dirigir en sus opiniones, gustos, etc.”. 

¿De dónde nos viene nuestro gregarismo?

“Un individuo gregario (del latín gregarĭus,1​ 'grey' 'del rebaño') es aquel que tiende a vivir agrupado con otros congéneres formando manadas, cardúmenes, colonias o, en el caso del ser humano, grupos sociales.” [4]

Según nos ilustró Darwin, la selección natural tiene sentido desde el punto de vista individual. Mucho más tarde Dawkins nos dice que los genes son egoístas, tan solo van a lo suyo: replicarse.  Su foco está exclusivamente en aquello que les permitan conseguir su meta. En este nivel lo que manda es la competencia. Los individuos establecen una feroz competencia entre ellos   premiando el egoísmo. Estamos ante la selección individual.

En un momento evolutivo determinado, los individuos empezaron a vivir en grupos y se estableció una competencia entre grupos de tal forma que, evolutivamente,  fue más adaptativa y  empezó a premiar,  ya no a individuos que competían entre ellos, sino que cooperaban y buscaban el progreso del grupo, lo que hoy llamamos jugadores de equipo. Empezó así la selección grupal.

Cuando hay competencia entre grupos acaba ganando el más cohesivo, el que más coopera y colabora en el bien común.

 Hoy en día sabemos que la selección natural funciona a la vez en muy distintos  niveles. La selección multinivel cuantifica el grado en que la selección presiona en cada nivel  y nos aclara cuando favorece a la selección individual (genes para rasgos particulares) y cuanto a la selección grupal (genes para el auto sacrifico: altruismo).

 Parece que en las sociedades de recolectores los grupos se dividían cuando superaban los ciento cincuenta adultos. (Por eso se dice ahora, que en las redes sociales deberíamos limitar el número de personas con las que interactuamos).

 A lo largo de toda la evolución  los animales sociales vivieron en grupo, en rebaños y en manadas. Ninguno, excepto los humanos, fue capaz de organizarse  en ultra grupos, es decir, vivir en grupos grandes con una estructura interna la cual proporciona muchas ventajas. Tampoco ningún tipo de animales sociales, excepto los humanos,  fueron capaces de adquirir una intencionalidad compartida: compartir una idea común de cómo debían funcionar las cosas.

 Llegamos así evolutivamente a la mentalidad de grupo:

 "capacidad de aprender y ajustarse a las normas sociales, sentir y compartir emociones relacionadas con el grupo y, en última instancia, crear y obedecer a instituciones sociales” Michael Tomasello

Individualismo – Colectivismo

  Geert Hofstepsicólogo social,  llevó a cabo  una investigación  a través de  encuestas realizadas a empleados de la multinacional IBM (116.000 trabajadores)  en 40 países, entre los años 1967 y 1973 y encontró 4 factores que según él eran suficientes para distinguir las diferentes culturas estudiadas: Distanciamiento al poder, Evitación de la incertidumbre, Masculinidad – Feminidad e Individualismo – Colectivismo. La dimensión Individualismo – Colectivismo, es la más indicada para comprender el tema que estamos abordando.[5]

 Nuestros antepasados,  durante millones de años,  se enfrentaros al desafío adaptativo de formar y mantener coaliciones que pudiesen ser útiles ante los desafíos y ataques de grupos rivales. Hoy, nosotros,  somos los descendientes de las tribus que han tenido más éxito individual, primero y colectivo después.[6]

Disidentes constructivos - Disidentes destructivos

Hoy en día, podemos hacer una primera aproximación al análisis de  estas multitudes, entendidas como “gran cantidad de gente”, sosteniendo que las forman dos grupos  que persiguen diferentes objetivos,   los cuales abordan con diferentes pautas de comportamientos: un grupo que podemos llamar disidentes constructivos y otro grupo, compuesto a su vez de variados subgrupos, que llamamos disidentes destructivos.[7]

Los disidentes constructivos hacen avanzar la sociedad, la van  perfeccionando poco a poco. Asumen lo que nos dice Erich Fromm en su obra “La patología de la normalidad” (Paidós, Barcelona,1994, p.23) :

 "Si en la sociedad de los cavernícolas hubiesen existido sólo conformistas, está claro que todavía seríamos cavernícolas, e incluso caníbales”

Saben cuándo reinvidicar ante los que mandan sus derechos lesionados, y saben, también, cuándo obedecer a los mismos que mandan cuando se trata de actuar colectivamente para poder ganar todos.

“Me extraña que no  se haya hecho una completa historia de la obediencia, porque es uno de los factores esenciales de la evolución humana. Era de esperar, porque somos una especie domesticada. Todas las modalidades de poder van acompañadas de otras correlativas de obediencia. La obediencia animal es la sumisión  a la jerarquía fundada en la fuerza. La obediencia humana es también sumisión a la jerarquía y a la fuerza, pero, además, a la norma. Esta última pertenece al orden simbólico y comunicativo. Supone obediencia a una orden.”[8]

Los segundos, los Disidentes Destructivos,  generan involución, retroceso, ya no tanto por los objetivos que puedan perseguir, que también, sino, sobre todo,  por los medios a través de los cuales pretenden lograrlos. El fin no justifica los medios.  En una sociedad civilizada hay que promover el perseguir fines éticos, logrados con medios éticos. No siguen a Erich Fromm, sino a "Buitres" humanos carroñeros [9]

Noticias falsas

El sociólogo Sousa Santos, catedrático  emérito de sociología  de la universidad de Coímbra dedica en el capítulo VI de su última obra que acaba de editar recientemente un apartado titulado Conocimiento, información y noticias falsas. En sus conclusiones finales del libro nos dice:

"Finalmente, el cuarto afinamiento analítico se refiere a la gravedad de las noticias falsas. Es cierto que presté algo de atención en el Capítulo 6, pero la información científica posterior a la redacción de este capítulo me lleva a pensar que es un área que deberá merecer mayor atención analítica, política e incluso jurídica. Es que, en tiempos de pandemia, las noticias falsas se traducen en muertes y, por tanto, constituyen acciones delictivas que los países no están preparados para castigar ejemplarmente, así como tampoco están preparados para frenar eficazmente la difusión de noticias falsas." [10]

 Hace, también, una reflexión sobre el impacto de la infopandemia (lo que yo llamo “el segundo diluvio” que nos está 'ahogando' con un exceso de información)  en la salud pública

Mensaje final

 Después de esta lectura y reflexión, y considerando que las personas a las que  les parecía el término “rebaño” no adecuado referido a humanos, si entienden como rebaño lo que yo aquí llamo “Disidentes destructivos” tal vez sería conveniente ampliar un poco el mensaje del que hablamos al principio del artículo sobre  agradeciéndonos el SERGAS nuestra colaboración en el proceso de vacunación, quedando definitivamente así: 

El triunfo de los disidentes constructivos 

 “Le agradecemos su colaboración para lograr la “inmunidad de rebaño”, a la vez que deseamos que nunca llegue a formar parte del mismo” SERGAS

 

 


 

Referencias Bibliográficas

 

[1]NUESTRA INCIERTA VIDA ANORMAL

https://neuroforma.blogspot.com/2020/12/nuestra-incierta-vida-anormal.html

[2] El número reproductivo básico (R0): consideraciones para su aplicación en la salud pública*

 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6291769/

[3] https://elpais.com/ciencia/2020-10-15/la-inmunidad-de-rebano-es-una-peligrosa-falacia-sin-respaldo-cientifico.html?ssm=TW_CM

[4] GREGARIO:  https://es.wikipedia.org/wiki/Gregario

[5] LOS seis PILARES de la MORAL -2: CUIDADO 

https://neuroforma.blogspot.com/2020/03/los-seis-pilares-de-la-moral-2.html

[6]LOS seis PILARES de la MORAL - 6: LEALTAD 

https://neuroforma.blogspot.com/2020/05/los-seis-pilares-de-la-moral-5-lealtad-1.html

[7] OLAS VÍRICAS - OLAS EMOCIONALES:  

https://neuroforma.blogspot.com/2021/02/olas-viricas-olas-emocionales.html

[8] MARINA José Antonio.: BIOGRAFÍA DE LA INHUMANIDAD – Historia de la crueldad, la sinrazón y la insensibilidad humanas. Ariel, Primera edición: marzo 2021, p.63

[9] CARROÑA INFORMATIVA:

https://neuroforma.blogspot.com/2020/06/carrona-informativa.html

[10]Boaventura de Sousa Santos.: El futuro comienza ahora. De la pandemia a la utopía. Ediciones Akal, S.A., 2021, p.215