domingo, 14 de noviembre de 2021

QUE NO TE COMAN EL COCO

 


QUE NO TE COMAN EL COCO

Nos decía Saint-Exupéry que

 “La perfección se logra no cuando no queda nada que agregar, sino cuando ya no queda nada que quitar”

Sin duda Manuel Vicente es un maestro en hacer sencillo (que no simple),  entendible, práctico y manejable cualquier tema que aborde.

 Me enganchó Vicent, al cual sigo asiduamente este entonces, en el año 1982 cuando escribió diversos Daguerrotipos referidos a diferentes políticos de la época. Es un ejemplo de síntesis y sabiduría, el daguerrotipo  que hace de Felipe González y todo un tratado de sociología e ideología  de la época. Lo tituló “Felipe y la computadora”y transcribo del mismo el siguiente párrafo:

El señor gordito de Nueva York ha tenido la ficha técnica de Felipe González todo el año sobre su mesa y en ella ha ido anotando las sucesivas correcciones. Si un día este muchacho tan puro podía quitarle la sardina de la boca a la derecha española, había que pulirlo un poco más. A veces apretaba el botón de la computadora, unida a otro ordenador del Pentágono, y en el condensador de órdenes instalado en la cancillería de Bonn los dígitos, salían en pantalla con la última voluntad del amo.

-Lo queremos totalmente suave.

-¿Más todavía?

-Nada de marxismo.

-Eso se arregló hace dos años.

-Que venda ética. Sólo ética.

-¿Como si fuera un jabón de tocador?

-Exacto.

Se puede leer entero en el siguiente enlace: 

https://elpais.com/diario/1982/10/30/espana/404780428_850215.html

Su columna de hoy, la cual copio y pego a continuación, que titula “Tú no te metas”, y resume a la perfección los límites  que  nuestra sociedad  ha marcado  y los modelos que ha desarrollado.

MANUEL VICENT

14 NOV 2021 - 05:00 CET

Año 1974. Imagino a unos padres biempensantes sentados a la mesa en un comedor con mucha plata en el aparador y en las paredes una Santa Cena y algún bodegón del XIX con una perdiz y un conejo ensangrentados. El hijo ha llegado de la facultad muy excitado. Cuenta que esa mañana ha corrido delante de los guardias en la universitaria. Ha habido pelotas de goma, gases lacrimógenos y algunos heridos. Mientras le sirve la sopa con un cucharón de alpaca, la madre le dice: “Hijo, tú no te metas”. Por lo visto aquel estudiante que durante la dictadura obedeció a sus padres y dejó de meterse en líos, preparó oposiciones a abogado del Estado y luego fue un alto funcionario en la Transición. Año 1989. Este burócrata está ahora sentado a la mesa del comedor de un chalet adosado con muebles lavados de estilo nórdico, de cuyas paredes cuelgan algunos cuadros de pintura abstracta. A la hora del almuerzo llega la hija muy excitada después de haber asistido a una manifestación no autorizada por la igualdad de la mujer donde la policía ha repartido leña a mansalva. Mientras la madre le sirve en el plato unos rollitos de primavera, el padre le dice: “Hija, tú no te metas”. Esa chica siguió el consejo, dejó de meterse en líos, consiguió una beca para estudiar economía en Estados Unidos y hoy es una importante financiera en un banco. Año 2018. Imagino a esta ejecutiva sentada a la mesa de un apartamento de lujo con mucho diseño de metacrilato.

 A la hora del almuerzo su hijo todavía no se ha levantado de la cama. La madre no encuentra manera de que se implique en alguna causa, la que sea, pero el chico se pasa el día de sofá en sofá abducido por los videojuegos de la tableta. Esta advertencia, hijo, tú no te metas, transmitida de generación en generación ha fabricado dos modelos de ciudadanos, unos en forma de pacientes ovejas y otros en forma de lobos esteparios.

https://elpais.com/opinion/2021-11-14/tu-no-te-metas.html

 También pone de manifiesto   cómo los límites  cambian con el tiempo. Cada generación marca los suyos. Los límites de cuando yo era joven no son los mismos que ahora que soy mayor. Estos límites alejados de la racionalidad expresan valores, principios, moral, ética etc. En definitiva, reflejan emociones y son, en consecuencia,  puramente subjetivos.

Nos lo resume  magistralmente Vicent: 

"Esta advertencia, hijo, tú no te metas, transmitida de generación en generación ha fabricado dos modelos de ciudadanos, unos en forma de pacientes ovejas y otros en forma de lobos esteparios."


Nos decía Blaise Pascal en su obra ‘Pensamientos’ que

“de la misma manera que la moda determina lo que gusta, determina lo que es justo”.

 Ya estamos viendo en  la actualidad que el concepto de justicia es tan  voluble como  cualquier tendencia actual que determina la moda.
 

 

 

 

domingo, 29 de agosto de 2021

La premonición e intuición de Manuel Vivent

 


La premonición e intuición de Manuel Vivent 



Mi admirado Manuel Vicent publicó el año 1999 en el diario El País, su habitual columna de los domingos, la cual tituló ‘Fiesta’.

No imaginábamos entonces nada sobre el virus que nos está complicando la vida. Es increíble la premonición e intuición de Vivent  anunciando, 21 años antes,  este  hecho presente actualmente.  

Por si algún lector no tiene la suscripción a El País y no puede acceder al artículo, lo copio y pego a continuación.


"La naturaleza celebró una gran fiesta, en medio de la cual sonó más alegre que nunca la música de la brisa y de las fuentes y entre ellas dialogaban así: albricias, por fin han desaparecido los humanos"

 

MANUEL VICENT

12 DIC 1999 - 00:00 CET

A la mañana siguiente de aquel día en que un virus muy eficaz acabó con toda la humanidad salió el sol y cantaron los pájaros. Los animales lo sabían. Incluso los árboles habían adelantado sus frutos por este feliz acontecimiento. La naturaleza celebró una gran fiesta, en medio de la cual sonó más alegre que nunca la música de la brisa y de las fuentes y entre ellas dialogaban así: albricias, por fin han desaparecido los humanos, la tierra ya está limpia, el peligro ha pasado. No sólo se alegraban los pájaros. También los alacranes bailaban bajo las piedras y hubo un gran bullicio de insectos. Las serpientes se desataron del nudo que formaban en los capiteles de las catedrales para reptar hasta las gradas del altar y desde allí se pusieron a oír el impenetrable silencio que se había establecido fuera. Todos los sueños que había tenido la humanidad, sus infinitas ambiciones junto con las miradas limpias de los niños quedaron flotando en el aire después del exterminio y con esta materia se formaron nuevas nubes que a veces derramaban una lluvia desconocida. En los frigoríficos de todas las cocinas del planeta cada individuo había dejado varios corazones, hígados, riñones y cerebelos sintéticos, envueltos en papel de plata, que acabaron a manos de las hormigas. Mediante estos recambios los hombres habían alimentado la esperanza de ser inmortales y no lo lograron porque viviendo encerrados en el límite de los cinco sentidos trataron de derribar con la razón esa maravillosa cárcel e ignoraban que la razón iba a engendrar el virus definitivo y que ambos eran una misma sustancia. Para relatar esta última batalla ni siquiera estaban allí los chicos del National Geografic puesto que ellos fueron los primeros en ser exterminados. En el camino de la razón el hombre había acabado por convertirse en un enorme huevo cerebral con muchos repuestos a su disposición en la nevera. Después de miles de años la ambición les hizo crecer desmesuradamente la cabeza hasta el punto que los humanos la tenían que empujar con ocho extremidades metálicas como un escarabajo pelotero. Al pie del altar de un templo de oro, el único que no había sido absorbido por los helechos, las serpientes también hablaban entre ellas: ¿recordáis cuando los hombres creían tener cerebro y se mataban por la religión, por la patria o por su nariz más larga? Eso sucedía cuando aún caminaban sólo con dos patas.

Fiesta

https://elpais.com/diario/1999/12/12/ultima/944953201_850215.html

 

 

domingo, 1 de agosto de 2021

NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS




 Nuestras circunstancias


 “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”

 Ortega y Gasset

No me gusta mucho expresarme a través de frases hechas por otros, que suenen bien y con las que, necesariamente, todos los que tenemos algún sentido común,  estamos de acuerdo con lo que dicen. Prefiero manifestarme con mi propio estilo.



Esta, que publico hoy,  la encontré echándole un vistazo al Facebook y observar que la había subido una amiga mía. Después de pensarlo, decidí compartirla haciendo mi propia interpretación y explicándola con mi propio y  personal estilo. 

Supongamos que le decimos a una atleta de élite con un palmarés de éxitos tras de sí, que no tiene ningún mérito lo que ha conseguido ya que lo puede lograr cualquier otro. ¿Se enfadará? Seguro que no, que lo tomará como cómico y se reirá  de muy buena gana.

Considerará a quien se lo dijo, como una persona excesivamente susceptible, testimonio claro de una manifiesta inferioridad que la persona cree tener (a veces erróneamente) y  que le dice eso,  no desde su racionalidad,  sino desde un arrebato de impulsividad que le impidió haber reflexionado  y medir el alcance de lo que dice.

El dejarse ir, además de las torpezas que ello suscita y de los resentimientos que engendra, quita toda autoridad a quién así se manifiesta. No me resisto a citar otra frase que encontré hoy en Facebook :

"Pon el cerebro en funciomamiento, antes de poner la lengua en movimiento"

Leer: https://neuroforma.blogspot.com/2021/07/la-utilidad-del-silencio.html

 

 


El  cóctel del resentimiento,  con todos y cada uno de sus ingredientes, es una mezcla que nos “emborracha” y nubla nuestro raciocinio no facilitándonos una vida saludable. Tiene un alto coste emocional y físico para quien lo lleva encima impidiéndole sentirse libre, con la sensación de que controla su vida, con proactividad y sentido de logro. Va por la vida sintiéndose víctima con todos los sentimientos negativos que ello conlleva.

Leer:https://neuroforma.blogspot.com/2017/06/cambio-depreguntas-4-cambiar-de.html


Una persona resentida adopta en la vida diversas actitudes y comportamientos para enfrentarse a la misma. Una forma que se adopta,  muy abundantemente,   es la del victimismo, el cual   está a la orden del día.

 En la vida cotidiana, encontramos  a gran número de personas culpando de sus males a las más diversas causas, sin darse cuenta,  que como adultos responsables,   hacen acciones que tienen consecuencias. Hay que considerar  que todo acto tiene consecuencias lógicas, previsibles. También es cierto que otras veces,  las consecuencias son ilógicas, imprevisibles e inesperadas. Aún así, de forma general podemos establecer el siguiente axioma:  

Si no te gustan las consecuencias (resultado),  cambiar las acciones (comportamientos),  es más práctico que buscar culpables. 


Analizar  las consecuencias, y si estás no son las que esperábamos  y deseábamos, sustituir  el comportamiento por otro más efectivo es el camino a seguir.  

Hoy más que nunca es necesario dejar de  lamentarse y pasar a ocuparse. Pasar a formar parte de la solución y no del problema. 



No convertirse en “protagonistas paralizantes” poniendo nuestra atención en el miedo, la preocupación  y en lo incierto, sino convertirse en protagonistas activos  dotándonos de iniciativa y autonomía, vencer al miedo,  teniendo la valentía de decir lo que pensamos y aportando soluciones a las dificultades  con las que nos vayamos encontrando. Nos dice José Antonio Marina, en su 'Anatomía del miedo' que para vencer el miedo la naturaleza generó en los animales diferentes estrategias: huir, paralización, sumisión y ataque. Además de estas, en los humanos,  se inventó la valentía. 

 




“El que pierde abundancia pierde mucho; el que pierde a sus amigos pierde más; pero el que pierde su valor pierde a todos”

Miguel Cervantes


¿Qué rol adoptas en la vida: el de víctima o el de protagonista?

 ¿En que medida estás de acuerdo o en desacuerdo con estas tres cuestiones siguientes?: 

1. Para todo efecto hay una causa.

2. No se pueden producir determinados efectos si no se facilitan determinadas causas.

3. Para cambiar un determinado efecto hay que modificar las causas.

 Leer:https://neuroforma.blogspot.com/2017/03/construyendo-te-aplicacion-practica-del.html

APLICANDO  lo anterior a NUESTRA VIDA, podemos quedarnos con  lo siguiente:

1. “La vida es como un eco, si no te gusta lo que recibes (efecto), presta atención a lo que emites (causa)”.

2. La proactividad es poner las causas que provoquen los efectos que deseamos.

3. Si quieres dirigir tu vida (efectos), tienes que hacerte cargo del control de las causas.


 Yo soy yo y mis circunstancias” 

Esta frase, tan repetida y que todos escuchamos alguna o muchas veces, pone el énfasis en las circunstancias, en la resignación, en la reacción, en la falta de control que tenemos sobre lo que nos sucede, en que cada uno somos como somos, en que tenemos la situación que tenemos  y en que hay muy poco que hacer, salvo el conformarse.  Detrás de ella están otras que también todos escuchamos, o incluso dijimos,  tales como “Yo soy así”, “Yo nací así”, “no hay nada que hacer”, “las cosas son como son”, “todos tenemos un destino predeterminado”, “hay que resignarse” etc. etc. etc. Una retahíla de etcéteras que nos salen automáticamente y que una vez dichas nos quedamos tan panchos, tranquilos,  sin preocupaciones, satisfechos.   

 

¿Eres de los que utilizan, de forma habitual,  frases de este tipo?

 

En mi infancia,  los  “ilustrados” de la época   lo repetían muchas veces: “yo soy yo y mis circunstancias”. Nos lo decían para que no intentáramos  modificar o cambiar las  circunstancias y nos conformáramos con lo que éramos y teníamos. No sé si era ignorancia o mala fe, más bien creo que lo primero. Es probable que estuvieran  convencidos de que era lo mejor para todos. Lo cierto es que dicha frase era una adulteración (alteración o eliminación de la calidad y pureza de una cosa por agregación de algo que le es ajeno o impropio)  clara y manifiesta de la auténtica y original frase. 

¿Conocerían la frase completa de Ortega y Gasset? :


 “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”. 

El mensaje de esta segunda frase es justamente contrario y opuesto al de la primera. 

En el supuesto de que la conocieran completa:

¿Alcanzarían a ver su significado? 

¿Entenderían que hay que abordar la vida desde la proactividad y no desde la reactividad?

En el supuesto de que la conocieran completa y comprendieran su significado: 

¿Les parecería un mensaje revolucionario y pervertidor del orden establecido el intentar cambiar las circunstancias? 

¿Tendrían miedo a divulgar el mensaje de la segunda por las consecuencias funestas que podrían acarrearle en el contexto de aquella época? 

Hoy sigue habiendo  “ilustrados analfabetos” (valga el  oxímoron)  que mandan  mensajes similares, unos de forma explícita (como aquel eurodiputado polaco que se atrevió a decir, en estos tiempos actuales,  que las mujeres son "más débiles, más pequeñas y menos inteligentes"),  y otros en forma subliminal. 

En la figura de los círculos que aparece más abajo,  queremos representar a dos personas, la persona A y la persona B. La B, aceptando la frase del ilustrado de la época; la A, poniendo en práctica la auténtica frase de Ortega Y Gasset. Los dos círculos que representan a ambas personas son iguales aunque, por un efecto de ilusiones ópticas,  los vemos desiguales percibiendo que el círculo A tiene un diámetro mayor que el círculo B. Una persona, rodeada que personas pequeñas, la percibimos como más alta de lo que realmente es. El círculo A, rodeado de círculos pequeño, parece más grande que el mismo círculo B, rodeado de círculos más grades. 



En la vida práctica sucede lo mismo. Una personas con miedo y con un extremo conformismo que le lleva a  estar convencida de que no puede hacer nada para modificar su situación, las circunstancias de la vida lo aplastan. Por lo contrario, una persona   convencida que que puede hacer algo por cambiar su situación, las circunstancias de la vida, las mismas o parecidas a las de la otra persona, no solo no le aplastan, sino que le motivan a hacer algo para mejorar su situación.

 "Solo la acción consigue resultados" 

 

"El simple hecho de intuir, a una edad temprana, un destino más favorable a menudo nos permite romper los muros que nos aprisionan." (Pascal Bruckner)

 

 Vivir, hombre y mujeres,  según nuestros sueños  y no según nuestros miedos, es muy práctico, siempre, claro está, que no caigamos  en el que yo llamo "optimismo de pandereta" o extravagante, y actuemos  desde la óptica del optimismo funcional: 

"la mirada en el cielo y los pies en la tierra"

 

 


 

 

 

 

 

jueves, 22 de julio de 2021

LA UTILIDAD DEL SILENCIO

 

 




La UTILIDAD del silencio 


"El ignorante ataca con la boca. El sabio se defiende con el silencio."


INTRODUCCIÓN


Leí esta frase ya no recuerdo en donde. El que la escribió se la atribuía a Gandhi. Parecía congruente con su "resistencia pacífica". Aún así,  trate de comprobar que la fuente era verídica y me encontré que otros muchos se la atribuían a Einstein. Me sigue gustando la frase al margen de quien fuera el autor y, sobre todo, parece muy interesante para iniciar el artículo que me dispongo a escribir. Me quedo, pues, con ella (contenido) y no menciono al autor (anécdota). Digo esto por rigor intelectual y también por que me brinda una ocasión para recordar, una vez más,   a los coleccionistas de anécdotas, que lo interesante   en esta vida es captar los  contenidos, lo que es importante y necesario y no dejar que nos intoxiquen con lo secundario y menos importante,  con las anécdotas, lo accidental o de escasa importancia. 

Saber priorizar a que prestamos nuestra atención es, a mi juicio, de vital importancia. 

Reconozco mi frustración cuando, a veces,  observo como desviamos o incluso castramos el interés y curiosidad que sienten algunas personas por contenidos relevantes, utilizando para ello 'argumentos'  falaces del tipo " no te comas el coco, que no merece la pena". Me irrita, especialmente, cuando se hace intencionadamente con el objetivo de manipular. Me entristece, especialmente, cuando se hace  no por mala intención, sino por ignorancia. De cualquier forma, alejar a las personas de contenidos que podían serle de alguna utilidad en su vida, es una forma, más o menos sibilina, de obstaculizar su desarrollo y progreso.  Comparto al final de este artículo un enlace a un vídeo (Decálogo de Auto gestión: Cardar para progresar)  que clarifica un poco más todo esto

 Querer compartir, lo que a uno le ha dado buenos resultados en la vida,  porqué  está convencido de que le puede ser útil  a otras personas (se puso de moda en las empresas compartiendo las  "buenas prácticas". Un ejemplo paradigmático de esto,  son los métodos de Toyota, Lean Manufacturing, copiados por todos los demás fabricantes de automóviles)  yo lo veo como un acto de altruismo, procurando el bien de las personas de manera desinteresada. Por esta razón este artículo no lleva anuncios publicitarios que generan ingresos para el que escribe, los cuales no admito en mi blog. 



SONIDO 


Pronunciar palabras (lenguaje verbal),  guardando entre ellas  los oportunos silencios (lenguaje no verbal),  son dos de los ingredientes fundamentales de la comunicación humana.

El uso  excesivo de palabras al hablar  hace, a veces, que caigamos ,  unos con más y otros con menos frecuencia,   en la verborrea,  la cual define la  RAE  como Locuacidad, verbosidad.  Palabrería excesiva, propia de un charlatán o de un demagogo”.  

Todo parece indicar que el número de personas verborrágicas está creciendo de forma exponencial, sobre todo en el mundo político, aunque no sólo.

 Las consecuencias de esto da como resultado que muchas conversaciones acaben siendo un  ineficaz monólogo, muy alejado del eficaz diálogo (equilibrio dinámico entre hablar y escuchar),   acabando con frecuencia la discusión en   un diálogo de besugos: conversaciones sin contenido ni sentido, donde se arrojan  palabras - dardo que pretenden alcanzar las pequeñas miserias humanas, a veces no tan pequeñas, que todos tenemos, del otro dejándolo fuera de juego.  La RAE define el diálogo de besugos como “Conversación sin coherencia lógica.”  También nos ofrece,  para el término  “besugo”,  varias acepciones entre las cuales aparece  la siguiente: “Persona torpe o necia.” Tal vez la RAE decidió no juntar ambas acepciones para no tener que definir el diálogo de besugos como "conversación sin coherencia lógica entre personas torpes y necias", protegiendo, de esta forma,  nuestra  autoestima y no activando nuestra  susceptibilidad, evitando provocar en nosotros  cambios de sentimientos que ponen  de manifiesto nuestra   fragilidad  emocional. 


Todos podemos caer en un exceso de susceptibilidad,  que hace que se alejen de nosotros personas con una sensibilidad equilibrada. En román paladino,  cuando decimos de alguien que es muy susceptible o que tiene la 'piel muy fina',  con lo que queremos indicar que pierde muy fácilmente el control,  irritándose por cualquier peccata minuta que él interpreta, dado su horizonte mental limitado, como consecuencia de que solo sabe ver con orejeras,   como ofensa grave. En definitiva, persona que se "mosquea" con mucha facilidad.




Como resumen de todo lo que acabamos de decir podemos sostener que tener la capacidad de articular sonidos no nos garantiza que seamos capaces de comunicarnos con nuestros semejantes.


Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo:

“… un tiempo para callar,

    y un tiempo para hablar;…”

                                               Eclesiastés


RUIDO 


El ruido es un antónimo del silencio. Una de las múltiples acepciones que la RAE tiene para el silencio es “Abstención de hablar”

En los másteres de Ergonomía en los que participé  como profesor y formador  de Técnico de Prevención de Riesgos Laborales, impartiendo la materia de Psicosociología Aplicada,  definíamos los ruidos como 'sonido molesto'. Utilizo aquí esta definición para explicar que el  calificativo de molesto, en el contexto que hoy  estamos abordando, no se refiere solo a los decibelios que alcanza, que a veces también, dado que con relativa frecuencia se habla gritando. Las características acústicas derivadas de la articulación, se convierten en molestas cuando la  falta de  tacto  es de tal calibre, que atenta contra el respeto y dignidad de las personas que participan en la conversación. También resulta embarazado, observar el   escaso o nulo  conocimiento que se tiene  sobre lo que se habla y la prepotencia con la que se expresa, lo cual demuestra tozudez y, a veces, escasa inteligencia. También resulta enojoso escuchar en el mundo político, aunque no solo en el mismo,  lo que dicen muchos de ellos, generando, ya no en personas de piel fina, sino en humanos con una sensibilidad equilibrada, muchas veces una auténtica vergüenza ajena.  Permítaseme, sin ánimo de bajar la autoestima de nadie, utilizar de nuevo la expresión diálogo de besugos:   "conversación sin coherencia lógica entre personas torpes y necias".  

Lo curioso de la cuestión radica, a mi juicio, en que los que más suelen caer en  este síndrome verborrágico,  suelen ser personas ambivalentes, demostrando tener en estos casos una piel gruesa, a la vez que, en otras circunstancias, hacen gala de estar envueltos en una fina piel demostrando tener una sensibilidad a flor de piel. 

Haciendo un pequeño paréntesis quiero decir que estoy mencionando, tal vez excesivamente, al mundo político, al cual solemos referirnos  a través de críticas (a muchos  'nos pone' meternos con ellos). Quiero expresar aquí que, a mi juicio, tienen razón  los que afirman que los políticos son un reflejo de sus electores.  Muchos lo manifestamos a veces,  con gran énfasis,  a través de la expresión  ¡tenemos los políticos que nos merecemos!

 Volviendo a lo nuestro y resumiendo: todo parece indicar que el número de personas que saben dosificar adecuadamente sus silencios en un contexto de conversación,  está decreciendo de forma exponencial,  y ya no tan solo en el mundo político sino en otros muchos contextos. 


Todos escuchamos,  y a veces participamos,  en discusiones  en las que se  habla atropelladamente, sin pensar lo que decimos, respondiendo  de forma automática y sin tener en cuenta si nuestra respuesta tiene su encaje  en el contexto conversacional que estamos abordando, limitándonos a salir por peteneras. Dicho en otras palabras, no respondemos, sino que reaccionamos. Para poder responder, es decir, dar tu propia respuesta que previamente has decidido, es necesario saber crear un espacio, una pausa, un silencio,  entre el estímulo que recibes  (lo que el otro acaba de decirte) y la respuesta racional que tú vas a darle. Si  no sabemos crear este espacio,  no respondemos: reaccionamos emocionalmente, impulsivamente,  y nos alejamos de toda racionalidad. 

 El ciclo básico de actuación eficaz humana  es el siguiente: Estímulo - Reflexión - Actuación

Muchas veces utilizamos el siguiente: Estímulo - Actuación

Otras veces utilizamos : Estímulo - Actuación - Reflexión 

En este último caso,  utilizamos la reflexión no para garantizar una buena actuación (que ya ha tenido lugar),  sino para lamentarnos de nuestra torpe actuación y las consecuencias que esta nos pueda traer.



Leer: 

Ley de Yerkes – Dodson

Referida a lo que aquí estamos hablando  podíamos sintetizarla,  grosso modo,   así:

La conducta eficaz, en este caso, una comunicación eficaz, requiere de una excitación fisiológica y mental, arousal  (estrés) media. Si este es bajo no somos eficaces y si este es demasiado alto tampoco lo somos.

Soy consciente de que lo que acabo exponer tiene sus pegas pero para este contexto entiendo que es una aportación que nos ayuda a entender mejor lo que tratamos de exponer

Ley de Yerkes-Dodson: https://es.wikipedia.org/wiki/Ley_de_Yerkes-Dodson





Resumiendo: todo exceso emocional,  no solo nos aleja de nuestra característica más humana, cual es la racionalidad,  sino que,  además,  nos hace meternos en veredas de las que posteriormente nos arrepentimos.


ESCUCHA


Una buena comunicación empieza por las orejas. No puedes aspirar a que te entiendan si tú no entiendes primero al otro. La comunicación receptiva, entendida como la capacidad de escuchar a los demás para recibir con precisión el mensaje que quieren enviarnos, antecede a la comunicación expresiva, entendida como la capacidad de expresar con claridad los propios pensamientos y sentimientos. También es importante el uso de esta capacidad expresiva para demostrar a los demás que les hemos entendido y comprendido.

Podemos definir muy bien la comunicación de la siguiente manera:  

 “dos personas que se escuchan la una a la otra”


Podemos cumplir con la definición anterior si seguimos la “Regla de los dos tercios”:

-     ESCUCHAR: el doble de lo que se habla.

-     PREGUNTAR: formular el doble de preguntas que de        afirmaciones

-     AFIRMAR: las palabras de los demás el doble que las propias


La escucha nos permite aprender muchas cosas: Antes de la imprenta (se implantó,  a mediados del siglo XV) todo el conocimiento de una persona lo había adquirido escuchando. Lo dice muy bien el poeta y filósofo Ralph Waldo Emerson: “todo hombre que conozco es de alguna manera mi superior, y puedo aprender mucho de él”. Para esto, para aprender escuchando,   necesariamente tenemos que mostrarnos interesados e impresionados en lo que escuchamos. 



Leer: 
 LA GRAN COALICIÓN: PENSAMIENTO CRÍTICO Y OPTIMISMO FUNCIONAL  (1)

Resumiendo: el silencio utilizado en la escucha, nos permite pensar para después razonar. No es lo mismo razonar bien que razonar mal. Un raciocinio correcto marca una gran diferencia en todos los órdenes de la vida: ¿le damos la importancia que merece?


CONFUSIÓN  MENTAL


Una fuente tóxica, que nos puede llegar a generar muchos malestares,  son interacciones que tenemos con personas que en las conversaciones no razonan con un mínimo de coherencia, que no le importan  ni escuchan tus argumentos, sino que están tan sólo atentos a como van a darle  forma  a la  discrepancia  que sostendrán a continuación. No escuchan para apreciar el valor de lo que dices, para mejorar su punto de vista actual, sino para "pillarte" en lo que ellos llaman un renuncio, y ganar la libertad de poderte decir lo que se les ocurra, saliendo dicha ocurrencia no de su cerebro sino de sus vísceras. Como no manejan los argumentos (cuestión de cerebro), recurren, una y otra vez, a la anécdota más o menos ocurrente.

A mi me parece que siguen una versión casera de la estrategia de los políticos del "y tú más", referido a tú más ignorante, tú mas débil, tu más vulnerable, tú más...También  es relativamente frecuente escuchar conversaciones en las que se  trata de impresionar a los intervinientes  con la estrategia contraria del "Yo más". Se trata de impresionar al otros  tratando de hacerles ver que somos más inteligentes, más poderosos, más ricos, más ingeniosos, más estudiados .... En definitiva, mostrarnos más interesantes e  impresionantes  que cualquier otro. 

Hablar atropelladamente (verborragia) , hace que perdamos claridad mental y en consecuencia, comunicativa y,  a su vez, que caigamos en una deficiente gestión emocional. No olvidemos que lo que  nuestro interlocutor  interpreta lo que le decimos y cómo reacciona a ello, está no solo en función  de lo  que le decimos (lenguaje verbal), sino,  prioritariamente,  de cómo se lo decimos (lenguaje no verbal). Nos expresamos a través de dos grandes categorías de signos comunicativos: el lenguaje verbal y el no verbal: contenido verbal, tono de voz, calidad y sentimiento de la voz, expresión facial, posición del cuerpo, movimientos del cuerpo, gestos de las manos…, todo ello comunica. ¿Cuánto comunica  cada cosa? Estudios de Mehrabian (1968), muestran que el impacto de la conducta comunicativa se debe a:

-        7% al contenido expresado por las palabra hablada o escrita

-        55% al lenguaje no verbal, fundamentalmente a la expresión          del     rostro

                                    -        38% la voz del comunicante. 


Estos  valores  no hay que cogerlos al pie de la letra, pero sí indican que es más importante el cómo lo decimos que el qué decimos





CLARIDAD MENTAL















Los expertos nos exponen que, como consecuencia del coronavirus,   en algunos pacientes aparece lo que llaman Niebla Mental:  "Se trata de problemas de desorientación, confusión y dificultad para concentrarse que han afectado a cerca del 30% de los pacientes que han estado graves y hospitalizados por coronavirus. Si bien el problema no es un diagnóstico como tal, ha sido descrito por los especialistas como un cuadro de problemas cognitivos que sobrevienen después de una infección por Covid-19, donde, por ejemplo, una persona ejecuta en 4 horas, lo que antes podía hacer en 2, por falta de concentración y otros factores. https://www.clinicalascondes.cl/BLOG/Listado/Neurologia-Adultos/que-es-niebla-mental

Hace años, cree e impartí a diferentes colectivos un curso que titulé Conducta Eficaz y Claridad Mental. 

Lo comenzaba con la siguiente introducción: 

Sin claridad mental no es posible tener  paz interna. Nos referimos al sosiego mental, a la paz interior o como queramos llamarle. De forma más técnica se le llama BIS: Bienestar Individual Subjetivo, y de forma,  digamos más popular,  nos solemos referir a ella como felicidad. Bastan estas dos cosas mencionadas para poner de relieve la importancia de la claridad mental.



¿Si tan importante es para nosotros actuar en función de  nuestros propios intereses, por que nos dejamos llevar con frecuencia por circunstancias ajenas a los mismos y actuamos en función de cómo le interesa a nuestro interlocutor y a sus intereses? 

Aquí sería bueno recordar que “lo que te descontrola, te controla”.

¿Si la paz interna es tan importante para nosotros, por qué dejamos que nos la roben multitud de acontecimientos que tiene lugar en nuestro día a día? 

Estos acontecimientos pueden ser algunos de cierta entidad o importancia y los más, totalmente nimios. En cualquier caso,  también habría que recordar que 

“nada de lo que te robe la paz interna es más importante que la paz misma”.

 

Resumiendo, la claridad mental da como resultado, entre otras muchas cosas, la conducta eficaz: una actuación controlada por ti tal y como tú previamente has decidido.


SILENCIO


El silencio es una forma de comunicación  que forma parte del cómo lo decimos, es decir, del lenguaje no verbal, lleno de connotaciones y de significados.  Nos permite reflexionar y  elegir conscientemente lo que vamos a decir. Forma parte de la “escucha activa” (la escucha más impactante y profunda que pueda darse), nos permite enriquecernos con puntos de vista diferentes al nuestro, ampliándonos la perspectiva (por muy elaborado que tengamos nuestro Punto de Vista Actual sobre algo, siempre será de inferior calidad que el Mejor Punto de Vista que podemos llegar a tener); es la forma por excelencia más efectiva de practicar la empatía; nos mete en un enfoque práctico de la escucha que nos lleve a incrementar nuestra habilidad y capacidad en comprender a los demás, lo cual  pasa por diferenciar entre oír y escuchar.
 Oír es un proceso físico que no exige mucho esfuerzo. Es captar sonidos, ondas sonoras comprendidas entre 20 y 20.000 ciclos por segundo.
Escuchar es un proceso psicológico que sí exige esfuerzo y que supone integrar toda una
serie de datos físicos, emocionales e intelectuales que nos deben dar como producto mental
final un significado y comprensión.
El silencio nos da poder, las palabras impulsivas nos condicionan. Muchas veces se convierten en exabruptos: “Salida de tono, como dicho o ademán inconveniente e inesperado, manifestado con viveza”.

Como resumen, es aquí, en estas situaciones, en las que podemos sacar una gran utilidad del silencio. ¿Cómo? Siendo  capaces de vencer al automatismo, la impulsividad,  y pensar (en silencio) antes de hablar. Es aquí donde adquiere todo el sentido el siguiente proverbio:

“Somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras”

La libertad de hablar  tiene que ir,  necesariamente,  acompañada de responsabilizarnos de lo qué decimos y del cómo lo decimos.


Decálogo de Auto gestión: Cardar para progresar

https://www.youtube.com/watch?v=N8-8lVDAObg&ab_channel=uvigo

 

Si el tema te interesa, y si quieres profundizar, te invito a leer, en este mismo blog,  los artículos siguientes:

Construyéndote (1)

Aplicación  práctica del OPTIMISMO FUNCIONAL

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/279258748499029778

……

 Construyéndote (2)

Aplicación práctica del PENSAMIENTO CRÍTICO

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/9100394652878295648

……..

 Construyéndote (3)

  Aplicación práctica del PENSAMIENTO CRÍTICO

                    LA POLÍTICA Y EL PENSAMIENTO CRÍTICO

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/105328928209121040

…….

LA GRAN COALICIÓN: PENSAMIENTO CRÍTICO Y OPTIMISMO FUNCIONAL (2)

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/7911804365688516287

 

LA COMUNICACIÓN:  

CONVENCER para VENCER CON los OTROS

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/8239550335297346156

……...........................

D.M.I.G.:

 EL DISCURSO MÍNIMO INTERPROFESIONAL GARANTIZADO

            El aspecto cuantitativo de la comunicación 

                                               CUANTO COMUNICARSE

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/5860512834927490609

…….

CÓMO CONSTRUIR UNA SÓLIDA CONFIANZA

"La confianza es como la pasta de los dientes, es muy fácil que salga por el tubo pero muy difícil de meter".

 https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/8707290389455021366

…..

 LA CORROSIÓN  DEL LENGUAJE

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/3627281153881121260

…….

EL VALOR DE LA PALABRA

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/1931783146613750473

…….

                                               CARROÑA INFORMATIVA

https://draft.blogger.com/blog/post/edit/8615013334320974582/9073705153157333798