viernes, 29 de marzo de 2019

FORMACIÓN INTEGRAL








FORMACIÓN INTEGRAL






Se debate en algunos foros sobre la igualdad y diferencia de los términos de entrenamiento, instrucción, educación y formación. Hay quien opina que son distintos y hay quien manifiesta que son la misma cosa. 

Hay cierto consenso en ver la educación como algo que empieza en la familia, y la formación como aquello que nos dan en la escuela. Se visualiza esta idea con el ejemplo de que hay personas muy educadas y a su vez analfabetas, y personas con una sobresaliente formación y a su vez maleducadas. 

Claudio Naranjo, psiquiatra y escritor chileno nos dice: "La educación se ha creado por el sistema económico para crear gente obediente y una fuerza de trabajo apropiada". Está enfocada a tener trabajadores, no desarrollo humano.

Pierra Bourdieu, sociólogo francés, nos habla del “sistema reproductivo” y ahí está la educación para perpetuarlo y no cambiar la forma de ser que tenemos.
Yo prefiero hablar de “formación Integral”. El calificativo “Integral” hace referencia a que abarca la totalidad del ser humano y sus diferentes dimensiones: ética, espiritual, cognitiva, afectiva, comunicativa, estética, corporal, socio-política… 

Lo podemos resumir todo diciendo que no solamente hay que formar a las personas para el trabajo, sino para la vida. 

La píldora que sigue, que desarrollé hace años, pretende (tal vez con unas exageradas pretensiones) ser un ejemplo de formación integral.






domingo, 17 de marzo de 2019

¿EN DONDE ESTÁN LAS IDEAS DE LOS POLÍTICOS?


¿En dónde están las ideas de los políticos?



“El medio es el mensaje”  McLuhan
La columna de  Manuel Vicent en el País : (https://elpais.com/elpais/2019/03/16/opinion/1552749168_781507.html )
  nos refleja las tres fases de la comunicación de los políticos. Primero fue la palabra, sustituida posteriormente por la imagen. Ahora son los tuits.
Se puede constatar un hecho muy preocupante:

a mayor evolución de los medios,más intensa y progresiva  involución de las ideas, hasta tal punto, que estas se encuentran en grave riesgo de extinción.

La tecnología es una extensión del hombre,  influye de forma decisiva en los aspectos sociales del ser humano, hasta tal punto que acaba configurándolo  y determinando la manera en cómo estamos y  habitamos el mundo.
Dentro de poco vamos a votar:
¿Cuántos lo harán en base a las ideas que nos expondrán los políticos en sus discursos?
¿Podremos analizar lo que digan en base a tratar de descubrir la idea principal, los párrafos en los que esta se estructura y las ideas secundarias que la apoyan?
¿Podremos, antes de votar, utilizar los dos grandes recursos (conocimientos e inteligencia)  que utiliza el pensamiento crítico en su proceso de elaboración de posturas lógicas, razonadas y justificadas?
¿Podrán, por ejemplo,  los pensionistas utilizar  el razonamiento deductivo,  que les permita saber   si a partir de las  premisas que exponen los políticos  pueden  inferir la  conclusión  válida o inválida de que las pensiones serán revalorizas en función del IPC?
¿Podrán, por ejemplo, los trabajadores utilizar el  razonamiento  inductivo,  para ver si las conclusiones a las que llegan los políticos  sobre lo que van a hacer sobre la reforma laboral  presentan un alto grado de probabilidad de que las cumplan?
Me temo que no. Pretender esto de nuestros políticos actuales es una gran utopía. Tendremos que contentarnos con el  panorama que nos describe Vicent:
“Tres décadas después, el poder de la imagen ha sido suplantado por la fuerza de Internet, que ha introducido la política en una charca llena de infinitas ranas, que se dedican a llenar las redes de impulsos irracionales, tóxicos sin control. Los discursos de Churchill y de De Gaulle han sido reducidos a simples y frenéticos tuits salidos de los dedos de Donald Trump, y en esa fétida charca chapotean los políticos todavía en chancletas sin saber el peligro que corren. Este es el panorama”.
Desolador, realmente desolador.
¿Cómo minimizar los riesgos a los que nos abocan esta forma de actuar de los políticos?
Pensando en lo siguiente:
                  1. Todos tomamos decisiones, todos los días.
                  2. Las decisiones que tomamos marcan nuestra vida.
¿Qué método sigues tú?

En este caso concreto del voto, lo más práctico es utilizar la CABEZA-RAZÓN en mayor medida que el CORAZÓN-EMOCIÓN.

Te invito a leer:



Decálogo de  AUTOGESTIÓN: Tú conduces tu vida, tú DECIDES