Etiquetas

domingo, 6 de septiembre de 2020

La jerarquía de los votos

 


LA JERARQUÍA DE LOS VOTOS



Hace cuatro  años que publiqué  

EL REGRESO DE PEDRO SÁNCHEZ:  EL VALOR DE LA PREDICCIÓN

https://neuroforma.blogspot.com/2016/12/el-regreso-de-pedro-sanchez-el-valor.html

Desde entonces han ocurrido muchas cosas. Según nos dice Manuel Vicent en su columna en El País de hoy (06-09-2020) “A la hora de conducirse en la vida el cerebro también tiene un sistema de luces largas, luces cortas y luces de situación.

En diversos másteres y demás formación que impartí a estudiantes universitarios, directivos de empresa etc., sostuve siempre la idea de que la estrategia correcta para desarrollar una carrera profesional consistente era la de “Luces largas”. Esto choca con el paradigma actual de la inmediatez (entre el deseo y su cumplimiento debe transcurrir el menor tiempo posible), y también choca con el  mundo de los políticos actuales.

“Con las luces largas todos los principios son fundamentales, todas las verdades son absolutas, todos los juicios son tajantes y las sentencias inapelables, pero con las luces cortas incluso las ideologías más extremas se ven encarnadas en personas, una a una, de modo que uno descubre individuos cerriles, abiertos, listos e imbéciles intercambiables, en la izquierda y en la derecha.” Manuel Vicent

Luces cortas

https://elpais.com/opinion/2020-09-05/luces-cortas.html

 

En estos últimos días le he oído decir a Pedro Sánchez que el Covid no entiende de ideologías. También he  oído decir a Monedero que del Covid se puede salir por la izquierda  o por la derecha.

Pedro Sánchez, más experimentado en tareas ejecutivas que hace cuatros años,  parece, de nuevo,  estar dispuesto a cometer los mismos errores que antaño.  El primero de ellos hay que ubicarlo en su  primer intento de investidura,  cuando, dejándose llevar exclusivamente por sus conocimientos contextuales,  y por la racionalidad al uso, hizo caso a los barones y demás medios mediáticos e ignoró olímpicamente a Podemos, aliándose con Ciudadanos, sabiendo, como sabía, que estos eran incompatibles con los de Podemos. (Luces largas)

De las palabras de Pedro Sánchez,  deducimos que parece  buscar un consenso priorizando, no ideologías,  sino votos, puesto que son ellos los que le pueden permitir alcanzar  su meta más ansiada: seguir en la Moncloa. Por su trayectoria en el ejecutivo, ya sabemos que sus palabras, no siempre se corresponden con  sus hechos.   

Por otra  parte Pablo Iglesias, decide buscar priorizar ideología, pero,  sus hechos parecen indicar que no tendría ningún reparo en aparcarla  y sustituirla por votos,  consiguiendo de esta forma su meta más ansiada: seguir formando parte del ejecutivo. Su antagonismo con Ciudadanos parece haber bajado en intensidad (Luces cortas)

Si los votos del PSOE más los votos de Unidas Podemos fueran suficientes,  la cuestión clave, que Pedro Sánchez siguiera en la Moncloa y Pablo Iglesias siguiera formando parte del poder ejecutivo, (Luces de situación) ya estaría arreglada. Ya solo se trataría de ir gobernando con más o menos acierto, e impidiendo que los demás políticos no siguieran enredando mucho,  no fueran a poner en peligro sus  metas personales. 

Dado que los votos de ambos no son suficientes la cuestión clave cambia y pasa a ser, ahora,  cómo conseguir los votos necesarios.

Aparece (que no irrumpe)  de esta forma  en escena Arrimadas,  que con los votos de Ciudadanos ocupa, ahora mismo,   en el escalafón jerárquico de los votos,  el puesto número tres.

Ni Ciudadanos es el mismo (entonces Albert Rivera no aparecía, irrumpía) con el que anteriormente  Pedro Sánchez trato de garantizar su investidura, la cual no fructificó dado el antagonismo que Unidas Podemos tenía con ellos, ni  estos últimos son los mismos que en aquella situación anterior se oponían radicalmente a cualquier  pacto que incluyera a Ciudadanos

 

¿Habrán aprendido los tres, que utilizar el poder como coerción, es decir, imponer decisiones propias contra la voluntad del otro, lleva necesariamente a un alto grado de antagonismo? M. Foucault, nos recuerda que detrás de la ley está la espada, pero todos sabemos que poco poder tiene quién para imponer su voluntad se basa exclusivamente en su poder coercitivo.  

 

Vendría bien a los tres que recordaran  a N.Luhmann,  sociólogo alemán que desarrolló una teoría general de los sistemas sociales, el cual sentenció que  “el poder del superior sobre sus subordinados y el poder de los subordinados sobre sus superiores se puede incrementar simultáneamente intensificando la relación”. 

Hace muchos años que vengo sosteniendo, en mis sesiones de coaching  y de formación, la fórmula siguiente:

R  x   R  =  R

Recursos por Relaciones igual a RESULTADOS.




¿Cómo reaccionaríamos los españoles si los recursos europeos no llegaran a España por la incapacidad de nuestros políticos de relacionarse entre ellos?


También les vendría bien recordar a Rensis Likert, psicólogo industrial estadounidense que se dedicó, entre otras muchas cosas (es muy conocida la Escala de Likert),  a investigar los estilos de gestión y que nos dice que en la gestión empresarial los directores con mejores resultados,  rompieron con el modelo jerárquico de influencia y adoptaron un sistema de gestión en él que se le asegura al jefe más influencia, ofreciéndoles a los subordinados más posibilidades para influir.

Extrapolar conceptos, ideas y herramientas que funcionan en el mundo de la empresa (en la cual los resultados mandan),  al mundo de la política,  (en la cual los resultados también deberían de mandar) sería un paso de gigante a dar, en la mejora del incapaz e incompetente  mundo político que sufrimos y padecemos en la actualidad. 

La percepción de un gran número de  ciudadanos es que nos encontramos, con respecto a los políticos, entre la espada y la pared, sin salida posible, lo cual elimina la funcional y adaptativa ira  solucionadora de problemas, y nos lleva directamente al nefasto y no funcional  ni adaptativo resentimiento.

¿INDIGNADOS O RESENTIDOS? (2)

https://neuroforma.blogspot.com/2017/06/cambio-depreguntas-4-cambiar-de.html

Recurro de nuevo a  Luhmann,  que sostiene que el poder se incrementa proporcionalmente a las alternativas que se tiene para poder actuar:

"El poder se incrementa con las libertades de ambas partes: por ejemplo, crece en una sociedad en la medida en que ella genera alternativas". Tener la sensación de que controlamos nuestra vida (locus de control interno),  y de que tenemos opciones, es un requisito básico e imprescindible para tener un BIS (Bienestar Individual Subjetivo) alto.

Siempre he sostenido que el concepto de Libertad,  en abstracto, se concretiza y se hace real,  a través del número de opciones que tenemos ante una determinada situación.

"La vida real es lo que sucede durante las 24 horas del día a un centenar de metros a la redonda de tu cerebro, un tiempo y un espacio lleno de disyuntivas" Manuel Vicent

Los humanos  no nos manejamos bien con las disyuntivas o dilemas;  nos desenvolvemos mejor cuando tenemos  un mayor número de opciones las cuales nos dan un mayor grado de libertad.



¿Cuántas opciones tiene Pedro Sánchez?

¿Logrará incrementar el poder de su poder hasta el punto de que llegue a mover en Unidas Podemos  decisiones y acciones sin un “mandato” expreso?


¿Habrá cambiado el enfoque de lograr que un mandato suyo encuentre docilidad, pasando a otro enfoque en el cual el otro obedece libremente a lo que él ordena?