viernes, 11 de enero de 2019

A PROPÓSITO DE BORRELL





A PROPÓSITO DE BORRELL





“No hay nada más fecundo que una ignorancia consciente de sí misma”.Ortega y Gasset

Mi amigo ALFA (algoritmo de Facebook) me anima a publicar esto que escribí en el año 2016. Cada cual que saque sus propias conclusiones. A mí me confirma  lo que nos decía Ortega y Gasset. 

El nivel de ignorancia y de escasa inteligencia que se da entre los políticos es tan deplorable, que arremeten contra aquel que destaca por su sabiduría y su inteligencia ya que lo ven un peligro.


¿Cómo puede una sociedad del conocimiento estar gobernada por unos políticos que están en la sociedad de la ignorancia?


Esto es lo que escribí el 30-09-2016 en diversas redes sociales: 

Me agrada, a priori, toda persona que tiene el don de “ser ella misma”, en cualquier circunstancia. No me agradan, a priori, aquellos que no saben qué papel adoptar en muchas situaciones y se muestran confusos (no confundir con prudentes), tratando de captar señales en los demás que les indiquen como deben comportarse ellos.

Los primeros suelen tener un marco de referencia interno propio, elaborado en base de su experiencia (no confundir solo con años), valores, ética, etc. Los segundos tienen un marco de referencia externo, ajeno a ellos mismos.

Un ejemplo del primer tipo de personas lo tenemos en Borrell. Del segundo tipo no pongo ningún ejemplo, pues, a la persona que lea esto, sin duda, le vendrán a su cabeza muchos ejemplos.
La libertad con la que responde Borrell a las preguntas, con respuestas propias, no estereotipadas, buscando su encuadre no dentro de lo “políticamente correcto” sino expresando lo que realmente siente y piensa, es un ejemplo que madurez intelectual.

Piero Rocchini, que trabajó durante 9 años como psicólogo en la Asamblea italiana, en el puesto de Consejero de psicología clínica de la Cámara de los diputados, escribió un libro titulado "La neurosis del Poder", publicado por Alianza Editorial, 1993. Su lectura nos da claves para entender lo que está pasando en la política española hoy. De sus sesiones de psicoterapia con muchos diputados, sintetizo algunos de los diálogos:

- Psicólogo: ¿Le ocurre a menudo que no consiga dormir o se sienta nervioso?
- Diputado: Cuando pretenden que haga cosas. Ninguno me pregunta si las sé hacer. Me las piden y ya está; y yo, si no quiero que me dejen de lado, debo aceptar. Hoy estás arriba y mañana no cuentas…
- Psicólogo: ¿Se siente satisfecho de su vida?
- Diputado: Satisfecho como el que siempre tiene miedo. Mientras cuente en el partido, soy un dios; pero si me dan de lado, no soy nadie.
- Psicólogo: ¿Es una madre exigente el partido?
- Diputado: Pero con los que se han convertido en alguien. Hay que pasar por la experiencia, para comprender esa sensación. El partido te da oportunidades, te mantiene, resuelve tus problemas, pero no puedes decirle no.
Páginas 57 y 58.

- Psicólogo: ¿No teme volver a aquella angustia de despersonalización de la que hablábamos? ¿Aquel vivir solamente a través de una máscara?
- Diputado: Si la gente corriente no puede permitirse tener ideas demasiado personales, ¿cómo podríamos tenerlas nosotros?
- Psicólogo: ¿Es así de fácil ser siempre la persona adecuada, independientemente de la petición?
- Diputado: ¿Qué tendría que hacer, cambiar de oficio? Hacer política es esto: dar al otro la impresión de que piensas como él. (…) Lo importante es saber dónde sopla el viento.
Página 80

En el libro hay otras muchas sesiones de psicoterapia sin desperdicio. También una encuesta que hizo entre los políticos muy ilustrativa.
Digo en muchos foros que el grado de libertad que una persona tenga ante una situación concreta está determinado por el número de opciones que tenga ante la misma.

¿Qué opciones tienen muchos diputados, que solamente se dedicaron a la política, si el partido les da de lado, de dedicarse a otra cosa que les garantice el mismo estatus?


En el libro mencionado Rochinni escribe una máxima que es repetida entre los diputados italianos: “La madre, la leche nos ha dado / ¡el resto nos lo da el partido!



https://cadenaser.com/programa/2016/09/29/hoy_por_hoy/1475174270_292302.html?fbclid=IwAR1L-rJ4gkR4wHHgb0V67wS2f4R7-_bByCyPvWKIspSv7ClEP9vGyMrREQg



domingo, 6 de enero de 2019

EL PROCES MENTAL DE LOS SOBERANISTAS





EL PROCES MENTAL DE LOS SOBERANISTAS.







"El mapa no es el territorio"
                                                              A.    Korzybski (creador de la semiótica)


La filósofa Mónica Cavallé diferencia entre los conceptos de explicación y descripción para llegar a diferenciar entre dos tipos de conocimientos cualitativamente diferentes:

Un conocimiento per se, que nos lleva a la sabiduría y acaba por transformarnos y madurarnos, frente a otro conocimiento que no implica ninguna transformación sino que consiste simplemente en añadir más información sobre algo que ya se conoce. En  este segundo tipo de conocimiento,  se incluyen la explicación y la descripción.

La explicación  trata de  dar respuestas  a las preguntas que buscan encontrar sentido a la existencia (filosofía).  La descripción busca transformar a un lenguaje técnico  específico el modo en que están organizadas las partes dentro de un todo (ciencia).  

Cuando un niño descubre por sí mismo y se convence de que los Reyes Magos no existen,  sino que son los padres, se da en él  un conocimiento transformador  a partir del cual ya no volverá  a ser el mismo, cambiando su percepción sobre todo un cúmulo de cuestiones. El conocimiento transformador “equivale a un nuevo nivel de conciencia: se accede a un mundo nuevo porque  se adquiere un nuevo modo de ser y de mirar”. [1]

El conocimiento transformador es el ingrediente básico de lo que llamamos madurez.



“En tiempos de la aterida y famélica posguerra los niños que dejaban de creer en los reyes se quedaban sin juguetes. Para ahorrarse los regalos que no podían comprar, las familias pobres solían revelar muy temprano este secreto a sus hijos como una forma cruel de destete de las ilusiones vanas y los niños pobres a su vez, como venganza de su infortunio, les abrían los ojos a los niños ricos, pero estos simulaban seguir creyendo en los reyes para que no les faltaran los regalos.” [2]  




CREENCIAS Y REALIDAD


Creer es tomar como realidad algo no demostrado.

“Los soberanistas catalanes parece que están jugando muy felices a la república y a la independencia de Cataluña como, tal vez, lo hacían con el caballo de cartón que les trajeron los Magos de Oriente cuando eran niños. Alguien debería decirles que los reyes son los padres, una realidad que se empeñan en ignorar”. [3]






Ray Kurzweil, en uno de los capítulos de su libro[4] empieza abordando el Libre albedrío, citando a Richard D. Alexander:

Un aspecto fundamental de la consciencia es su habilidad para mirar hacia adelante, capacidad a la que llamamos ‘prever’. Es la capacidad de planificar. En términos sociales, es la capacidad de describir un escenario que es probable que vaya a pasar, o que es posible que pase, en el contexto de interacciones sociales que todavía no ha tenido lugar […]Es un sistema a través del cual mejoramos nuestras posibilidades de hacer cosas que vayan en nuestro máximo beneficio. […] En mi opinión, el “libre albedrío” es nuestra aparente capacidad para elegir y actuar según aquello que nos parece útil y apropiado, así como nuestra insistencia en la idea de que dichas elecciones nos pertenecen a nosotros mismos.

 
LAS MENTES DE LOS SOBERANISTAS


          “Las  mentes son  simplemente lo que los cerebros hacen”. Ray Kurweil

Nos dice Manuel Vicent en su columna de hoy en el Pais que

“Independencia es una palabra sagrada que empieza por inflamar el corazón y acaba por achicharrar el cerebro”.


¿Podría la reflexión sobre estos conceptos bajar la “Inflamación del corazón “de los soberanistas catalanes y clarificar su mente?


El  procés mental a seguir podría ser: 

1.  Desde el punto de vista de la explicación tratar de encontrar sentido a la siguiente pregunta:

¿Por qué el hombre confunde  sus fantasías sobre la realidad con ésta?


2. Desde el punto de vista de la descripción, y más concretamente, desde la psicología,  (cada ciencia tiene su particular perspectiva de ver la realidad), comprender que el conocer es la vía para el sentir, de forma que cualquier cosa que pensemos sobre algo,  si nos proporciona un estado de ánimo gratificante o nos elimina algún sentir negativo, automáticamente   se transforma en una idea-afecto que nos impide ver la irracionalidad de la idea original. 

Nuestras creencias hacen que cada uno de nosotros sea, en una buena parte, lo que las creencias contengan.


 Los niños y las personas inmaduras creen que pensar en algo es igual a desearlo y obtenerlo dado que no distinguen entre desear y obtener. 
Conocer,  desde la descripción,  las estructuras mentales  diferenciando  las funciones cognitiva, afectiva, motora y somática, para que puedan discriminar y disociar entre los distintos elementos de la realidad que interpreta,  sería un gran avance.

 Bibliografía y fuentes:


[1] Cavallé, M. La sabiduría recobrada. Filosofía como terapia. Editorial Kairós, Barcelona 2011. P.50
[2] Columna  de Manuel Vicent en el El País: Otros reyes.
[3] Ibíd
[4]Ray  Kurzweil . Cómo crear una mente. El secreto del pensamiento humano. Lola books 2012.  p. 213

[5] Video: Decálogo de Autogestión. La práctica consciente te lleva a ser competente